Cinco mil personas fueron evacuadas entre el viernes y este lunes en la localidad bonaerense de La Matanza por las inundaciones que afectaron a distintos partidos de la provincia de Buenos Aires por las lluvias caídas el fin de semana. La situación incluso podría empeorar en las próximas horas de cumplirse el pronóstico del Servicio de Hidrografía Naval (SHN), que este lunes 14 de octubre emitió un alerta por la crecida del río de La Plata con influencia en la ciudad de Buenos Aires y en la zona costera del sur y norte del Conurbano.

"El río de La Plata interior se encontrará durante la noche de hoy un 1,50 metros sobre los valores indicados", alertó el centro de prevención de crecidas del SHN. De este modo, la sudestada puede complicar el escurrimiento del agua acumulada en las zonas inundadas del conurbano, sostuvo Defensa Civil de La Matanza a Télam. "El río de la Plata está alto y no deja que drene el agua del río Matanza", dijo Rolando Palacio, jefe de Defensa Civil de ese municipio.

"Estamos trabajando muy fuerte en las localidades. Ingresamos con el equipo de rescate para sacar a las personas del agua y trasladarlos a los centros de evacuados", dijo Daniel Bodegó encargado del Destacamento Nº 3 de Laferrere, donde se centralizó el operativo de rescate.

"El agua todavía no cedió, está estancada. En Laferrere está subiendo. Si tenemos buenas condiciones esto puede durar 3 o 4 días más, pero si las condiciones climáticas no ayudan, va a empeorar", advirtió. El agua que drena de los barrios va al río Matanza, lo que hace que vuelva a subir.

El municipio informó que está garantizando el suministro de alimentos, hasta ahora distribuyó 20.000 raciones de comida a los vecinos que decidieron permanecer en sus viviendas, la atención médica, la distribución de medicamentos y la contención con actividades didácticas y recreativas para niñas, niños y adolescentes que están garantizadas en los centros de evacuados.

El operativo especial de asistencia del municipio está integrado por Defensa Civil, Bomberos, el Consejo Escolar y las secretarías de Desarrollo Social, Protección Ciudadana, Gobierno, Salud, Deportes y Educación y Cultura.  Además, las iglesias católicas, evangélicas, Cáritas Laferrere, clubes de barrio, y sociedades de fomento están colaborando para mejorar las condiciones de los damnificados, informaron.

Los barrios Nicole y Los Alamos fueron los más afectados por el desborde del arroyo Morales, mientras que varias cuadras en las inmediaciones de la ruta 3, a la altura del kilómetro 34.700 quedaron totalmente inundadas y el agua entró en las viviendas. Los vecinos decidieron abandonar sus hogares de forma temporal y montaron carpas bajo un puente peatonal de la ruta, donde permanecen desde el sábado pasado.

El Comité de Crisis del Municipio, encabezado por la intendenta Verónica Magario realizó las tareas de prevención desde que se conoció la alerta meteorológica el viernes pasado. Continuó con asistencia de los evacuados y afectados por el temporal. El gobierno provincial de María Eugenia Vidal informó que están asistiendo en un trabajo coordinado entre el Ministerio de Desarrollo Social Provincial, la subsecretaría de Emergencias y la Dirección Provincial de Defensa Civil, dependientes del Ministerio de Seguridad bonaerense, y los municipios afectados.

Desde Nación emitieron un comunicado en el que se informa sobre la colaboración con el municipio a través del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) para brindar asistencia a los pobladores. En este contexto, desde el municipio dijeron que "la ayuda que ha enviado el Estado Provincial es limitada, ya que no llega al 1% de los recursos que el Municipio está destinando a esta emergencia".

Alrededor de 5.000 personas fueron evacuadas por el temporal.

En un comunicado del gobierno provincial afirmó que "hasta el momento, se entregaron elementos a Quilmes, La Plata, Ezeiza, Cañuelas, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza, Magdalena y Chivilcoy". La Municipalidad contabilizó que Provincia "aportó por la emergencia 85 colchones, 600 frazadas, cuatro botes con motor, una torre de iluminación, 1.600 litros de agua y seis camionetas".

La gestión de Magario aseguró que las consecuencias de las lluvias se acrecientan por que no se realizaron obras hidráulicas que debían tener financiamiento del Estado nacional y de la provincia de Buenos Aires. Esas obras tenían como principal objetivo evitar las inundaciones en las localidades de González Catán, Virrey del Pino y Gregorio de Laferrere, que fueron afectadas este fin de semana por las inundaciones.