El presidente Alberto Fernández se reunió con el papa Francisco bien temprano en la mañana europea. El jefe de Estado argentino y el Sumo Pontífice mantuvieron un encuentro en el Vaticano que duró 44 minutos, y durante el cual el mandatario le obsequió al Papa un busto, un telar y un libro.

El busto es de Manuel Costa de los Ríos, conocido como "Negro" Manuel, un Siervo de Dios a quien la Iglesia argentina quiere convertir en beato. Costa nació en Africa a principios del Siglo XVII, fue capturado como esclavo y traído a lo que ahora es la provincia de Buenos Aires en tiempos del Virreinato.

Alberto Fernández y el Papa Francisco
El presidente Alberto Fernández se reunió con el papa Francisco en el Vaticano. (AP)

Manuel participó del milagro de la Virgen de Luján, cuando la carreta en la que transportaba imágenes se encalló en la localidad bonaerense y solo avanzó cuando la imagen fue retirada. Allí, Manuel erigió una capilla y cuidó durante 40 años de la imagen, a orillas del río. Según cuenta la leyenda, el decía "Soy de la virgen nada más".

El telar, en tanto, fue confeccionado por la Granja Andar de Moreno, una asociación civil que trabaja con personas con discapacidad y a quienes el propio mandatario recibió antes de viajar a Roma, en la Casa Rosada.

Por último, el presidente le entregó al Papa un libro sobre cafés históricos y bares notables de Buenos Aires. Antes de convertirse en Papa, Jorge Bergoglio en tomaba café todos los días en la esquina de Rivadavia y Bolívar, frente a la Catedral.