El exvicepresidente Amado Boudou, bajo prisión domiciliaria desde el último lunes, dijo este miércoles estar "feliz" por haberse reencontrado con su familia pero, a la vez, "triste porque aún quedan presos políticos".

"Estoy feliz pero triste porque aún quedan presos políticos y eso genera angustia porque la injusticia se mantiene. Pero te mentiría si no te dijera que estoy feliz abrazando a mis hijos en este momento", dijo Boudou en diálogo con El Destape Radio.

Asimismo, Boudou aseguró que seguirá "peleando por su inocencia" y pidió a la sociedad "acompañar al Gobierno".

"Voy a seguir peleando por mi inocencia y la de los otros presos políticos porque hay un esquema de lawfare y persecución: es muy claro que están usando a la Justicia para anular los procesos populares en Sudamérica", aseveró.

"Hay que acompañar al Gobierno en mejorar la distribución del ingreso y el mercado interno; vienen momentos de apostar mucho más fuerte a la economía interna y la producción local", agregó el exfuncionario.

El juez Daniel Obligado definió que el expresidente continúe detenido en su domicilio desde la noche del lunes último ante "el actual contexto mundial de emergencia sanitaria" por el coronavirus y aludió a la "falta de firmeza de la pretendida condena impuesta a Boudou".

Boudou había sido condenado en 2018 por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública en el caso Ciccone.