En Twitter, desde la cuenta del presidente Alberto Fernández, se compartió una polémica publicación de Dante López Foresi, director de la Agencia El Vigía. "El gordito lechoso dice en A24 que @alferdez 'se aferra a la cuarentena por las encuestas'. O no entendieron la gravedad de lo que pasa o son muy malas personas. Y no se puede ser buen periodista siendo mala gente", decía el periodista en el tuit.

López Foresi se refería a Jonatan Viale, y el tema se volvió tendencia en las redes sociales. Los agravios hacia el politólogo estuvieron en la cuenta del jefe de Estado hasta pasado el mediodía, cuando fueron borrados. En su lugar, Fernández emitió tuits de disculpas.

El "retuit" de Alberto Fernández (Twitter)

"Un error involuntario llevó a que desde esta cuenta se haga un RT sobre una crítica que respeto pero que contenía adjetivaciones que siempre creo que es mejor evitar. Cuando lo advertí en la mañana, eliminé ese RT. Lamento si alguien se ha sentido lastimado con ello", escribió el Presidente.

Estas disculpas fueron aceptadas por el hijo de Mauro Viaje, que se expresó al respecto. "Confío en que no fue el Presidente el que validó ese insulto contra mi persona", y remarcó "Estoy seguro que alguien se equivocó". Sin embargo, durante el descargo en su programa de radio en La Red, hizo foco en el peligro del "exceso de poder" que tiene el jefe de Estado.

"Fue un error involuntario", dijo Alberto Fernández sobre el retuit de una crítica a Jonatan Viale.

"Las sociedades modernas no quieren líderes rabiosos, no quieren líderes autoritarios ni líderes absolutistas. La semana pasada advertimos con mucho respeto: cuidado con el exceso de poder, es tentador, pero es peligroso para la democracia. El Congreso está cerrado, el Poder judicial en feria, por lo tanto, todo el poder está en manos del Presidente", advirtió.

"Jamás caería en una mediocridad semejante", aseguró además sobre quien escribió el tuit en cuestión. Finalmente, defendió al "periodismo libre": "Cuando el periodismo describe una situación objetiva y se reciben insultos, se está lisa llanamente ante un intento de disciplinar el pensamiento crítico", afirmó.

"Confiamos en que no fue el Presidente el que validó ese insulto contra mi persona. Confiamos en que es un Presidente democrático, en que acepta la libertad, no queremos creer que prefiere una sociedad uniforme, callada", cerró.