Una beba murió durante el parto en el hospital José Equiza, ubicado en González Catán, y los familiares denunciaron mala praxis, por lo que atacaron a piedrazos el lugar.

Aylén Méndez (18), la mamá de la beba, concurrió en varias oportunidades al hospital, pero no fue debidamente atendida, según el relato de los familiares. Este jueves la dejaron internada para practicarle una cesárea de urgencia, pero su hija no sobrevivió.

"Ella estaba de 42 semanas. El lunes pasado comenzó con contracciones y los profesionales le decían que le faltaba tiempo de gestación. Dilataban el nacimiento", acusó Marisol Guereño, cuñada de la paciente, en declaraciones a "El1 Digital".

Lo cierto es que la beba nació muerta y mientras Aylén era atendida por los médicos, sus familiares y amigos atacaron el frente del hospital.

Ahora, la causa quedó a cargo de la UFI Nº2 de La Matanza, que ordenó la autopsia de la beba.