Un colectivero se presentó ante la justicia y dijo ser el conductor del automóvil que pasó cerca de Franco Moreyra, el ladrón muerto de dos balazos tras un asalto a un jubilado en Quilmes. Según su declaración, primero pensó que el joven fallecido había sufrido un accidente, pero luego escuchó tres disparos y se retiró.

El hombre, cuya identidad se mantendrá reservada, se apersonó de manera espontánea luego de que en varios medios vincularan su vehículo con el auto en el que huyeron los presuntos barrabravas, cómplices en el asalto ocurrido el pasado viernes.

"El hombre explicó que es un trabajador esencial, es chofer de colectivo, que esa madrugada vio a un hombre tendido en el cordón de la vereda y pensó que había sufrido un accidente automovilístico, por eso aminoró la marcha con la intención de auxiliarlo", dijo a Télam una fuente de la investigación.

El testigo luego contó que se asustó cuando vio que un hombre mayor armado -el jubilado Jorge Ríos (71)- se acercó al herido, por lo que decidió seguir la marcha. Ante la duda de si era un policía y, para tratar de entender qué sucedía, pegó la vuelta.

Frente de la casa del jubilado que mató a un delincuente en Quilmes (Foto: Clarín)

En esa segunda pasada del Fiat Uno blanco con capot negro que quedó filmado por la cámara de seguridad, el colectivero declaró que vio cómo Ríos, se agachó y luego escuchó "tres disparos", por lo que se fue asustado.

Esta declaración complica la situación del jubilado, que se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria y está acusado de "homicidio agravado". Sin embargo, la autopsia realizada al cuerpo de Moreyra determinó que recibió dos balazos, uno de ellos mortal.

Fuente: Télam.