El abogado Fernando Soto se sumó a la defensa del jubilado que mató a un ladrón en Quilmes, y a raíz de esto, el hasta este domingo defensor Hugo Icazati decidió renunciar a su cargo. "Renuncié a la defensa anoche, decidí apartarme del caso", confirmó a Télam.

Soto es quien defiende también al policía Luis Chocobar, quien mató a un ladrón en el barrio de La Boca en el año 2017.

"Atento a que viendo un programa periodístico, tomé conocimiento de que se incorporaría a la defensa, por decisión del Dr. Cid Aparicio un nuevo codefensor, Fernando Soto, con la intención de darle un nuevo enfoque a la defensa del imputado, muy distinto a la visión que del derecho tiene este letrado, viene por el presente a presentar su renuncia al cargo de defensor que venía ejerciendo a efectos de no entorpecer la estrategia que se le pretende dar al proceso, la cual no comparto", afirmó Icazati en el escrito que le envió al fiscal de la causa, Ariel Rivas.

Con la renuncia del defensor, quedó suspendida la ampliación de la declaración indagatoria al jubilado Jorge Ríos (70), quien este lunes, en los tribunales de Quilmes, daría su versión de lo ocurrido el viernes 17 de julio .

En una entrevista con canal A24, Ríos admitió que disparó "tres o cuatro veces" cuando estaba dentro de su casa, pero "sin apuntarle" al delincuente. Sin embargo, luego contó que al salir se le "nubló todo" y que no recuerda si le tiró cuando estaba caído en el suelo.

"Tenía una calentura. No veía nada. Estaba enceguecido, con bronca... Salí como un zombie, caminando, y llegué hasta la esquina. Lo veo y después se me nubló todo, ya no me acuerdo lo que hice", reveló Ríos, quien cumple prisión domiciliaria por el homicidio agravado de Franco "Piolo" Moreyra (26).

Por el hecho, la Policía ya detuvo a los cuatro presuntos cómplices de Moreyra, identificados como David Ezequiel Córdoba (25), Christian Chara (23), Martín Ariel Salto (27) y Claudio Dahmer (27).

El jubilado junto al ladrón en Quilmes (Captura video)