Después de las versiones que circularon la semana pasada, de que el Gobierno bonaerense entregaría subsidios de $50.000 a personas con problemas habitacionales, aclararon que no sería así, y que se había tratado de una "confusión" que el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, atribuyó a los medios.

Larroque explicó que el plan que se publicó en el Boletín Oficial bonaerense la semana pasada correspondía a una actualización de programas que existen desde 2007 y que solo se utilizan para casos de extrema vulnerabilidad.

Andrés Larroque

"La provincia de Buenos Aires tiene un esquema de subsidios que se generó en 2007. Se habían actualizado los topes de montos por última vez en 2009, por lo que había un retraso, porque iban de $7500 a $30.000. Lo que hicimos fue actualizar los montos y los topes", dijo Larroque a AM 750.

La actualización es de hasta $50.000, que puede redundar en un año en un ingreso de $300.000 si el beneficiario obtiene el monto máximo previsto y por el plazo más extendido, seis meses.

"Es un subsidio destinado a situaciones muy críticas. No está pensado para nada como un subsidio generalizado, pero rápidamente, al verlo en el Boletín Oficial, ciertos medios informaron mal y generaron confusión", indicó el ministro.

Además, desde el entorno del gobernador Kicillof indicaron que haber tomado tierras impedirá acceder al beneficio. "No recibe ayuda quien está cometiendo un delito, y usurpar una propiedad privada lo es", dijo una fuente a La Nación.

Declaraciones de Axel Kicillof

Este lunes el gobernador Axel Kicillof, negó que la policía bonaerense haya quemado casillas durante el desalojo realizado el jueves en el predio tomado de Guernica, en Presidente Perón, y destacó que en ese operativo "no hubo ni un herido".

"Lo que pasó en Guernica es doloroso. Es doloroso que haya gente sin casa, sin vivienda y en situación precaria. Se estima que son dos millones de personas las que tienen problemas habitacionales en la provincia de Buenos Aires y este es un problema que viene de muy atrás", dijo el mandatario en declaraciones a radio Con Vos.

El gobernador manifestó que "eso no se soluciona con tomas sino con políticas públicas", añadió que la respuesta a esa problemática "es la justicia social" y subrayó que su administración no va "a esconder los problemas".

"No va a ser en diez minutos, pero vamos a hacer algo que no se hizo, ni en la magnitud, la respuesta y la mirada", dijo Kicillof.

Sobre los ocupantes del predio, dijoque "eran 1000 familias y con 750 arribamos a soluciones: ayuda para el alquiler, materiales para construir o ampliar", y apuntó que "el 80% de los censados consiguió soluciones".

Kicillof recordó también que el Gobierno no contaba "con más prórroga", dijo que "algunas organizaciones políticas querían resistir y tomar la tierra para siempre" y describió que "llegó el día 30" y debió ejecutarse el desalojo, que se llevó a cabo sin "un sólo rasguñado o herido".

"La policía no quemó casillas y no hubo ni un herido. No es agradable. No queríamos eso. Pero había una orden judicial y se ejecutó de la mejor manera posible", opinó el mandatario.

En ese contexto, expuso que desearía que nada de ello hubiera ocurrido, pero destacó que "todas las familias tienen una respuesta del Estado".

"Yo no decidí ni el desalojo ni que se produjera la toma", continuó y asumió que "el problema habitacional de la provincia lleva muchísimo tiempo" al tiempo que recordó que "el gobierno anterior dejó de hacer viviendas".

Así, destacó que entre 2009 y 2015 "se hicieron 7000 viviendas populares por año", contó que planea "un programa muy ambicioso" mediante el que se construirán "entre 10.000 y 11.000 anuales y 85.000 terrenos con servicios en tres años".

"Para eso, vamos a hacer también un registro de tierras porque hay que ordenar muchas cuestiones", añadió y finalizó: "Hay que evitar tanto las tomas como los desalojos".