El Gobierno decidió este miércoles dar marcha atrás a la suba de las alícuotas a las bebidas azucaradas, prevista en el primer proyecto de reforma impositiva presentado por el Ejecutivo.

Así lo confirmaron a la agencia Télam fuentes del Ministerio de Hacienda y del gobierno de Tucumán.

Este miércoles por la mañana, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, estuvo reunido con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, el de Hacienda, Nicolás Dujovne y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que lo notificaron de la decisión.

Inicialmente, el proyecto de Reforma Tributaria preveía una suba de los impuestos a las bebidas azucaradas del 17 por ciento, pero el martes el dictamen de Comisión había dispuesto un gradualismo en esa suba, que también quedará sin efecto.

De esta forma, la alícuota del impuesto a las gaseosas quedará en 4 por ciento.