Irán, Turquía y Rusia han mostrado su voluntad de actuar juntos, después de su reunión en el destino de Idlib, último bastión rebelde en Siria, este viernes 7 de septiembre en Teherán.

En un comunicado conjunto, los presidentes de los tres países "han decidido instalar" el tema de Idlib "en el espíritu de cooperación que caracteriza el proceso Astana", puesto en marcha por los tres países para tratar de llevar la paz en Siria.

Manifestantes sirios agitan la bandera de la oposición en la ciudad de Idlib

Moscú, Teherán y Ankara son indispensables en el conflicto, a través del apoyo militar crucial para las partes en conflicto y el lanzamiento del proceso de Astana, que eclipsó las negociaciones bajo los auspicios de la ONU para intentar poner fin el conflicto, que se ha cobrado ya más de 350.000 vidas desde 2011. El viernes 7 se realizó otra reunión sobre el tema, convocada por los Estados Unidos ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

En esta primera reunión en la capital iraní, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan pidió un alto el fuego para evitar un "derramamiento de sangre". Una ofensiva en Idlib "resultaría en un desastre, una masacre y una tragedia humanitaria", advirtió.

"La lucha contra el terrorismo en Idlib es inevitable en la misión de llevar la paz y la estabilidad en Siria, pero esta lucha implica no dañar a la población civil", dijo su homólogo iraní, Hassan Rohani.

El presidente ruso, Vladimir Putin, por su parte, dijo que el gobierno sirio "tiene derecho a tomar el control de todo su territorio nacional y debe hacerlo". Putin acusó a los "elementos terroristas" en Idlib de "continuas provocaciones, ataques con drones, bombardeos": Por otra parte, el presidente ruso dijo que discutió con sus homólogos turcos e iraníes pidiendo "medidas concretas para la estabilización gradual de la zona de Idlib, que incluyen la posibilidadde llegar a un acuerdo entre los que estén listos para dialogar".

En los últimos días, Damasco, Moscú y Ankara han sido escenario de un intenso ballet diplomático. Antes de la reunión, Teherán y Moscú reafirmaron su apoyo al régimen de Damasco. "Hemos matado, matamos y vamos a matar a los terroristas". (...) Y no importa si están en Alepo, en Idlib o en otras partes de Siria", dijo el jueves, Maria Zakharova, portavoz de la diplomacia rusa.

En una cumbre simultánea en Teherán, los presidentes de Turquía, Rusia e Irán discutieron el destino del último gran bastión rebelde sirio

Conquistado en 2015 por los insurgentes, Idlib, en el noroeste de Siria, es su último gran bastión en el país. Fue aquí donde se enviaron decenas de miles de rebeldes y civiles evacuados de otros bastiones de la oposición, tomados por las fuerzas leales en todo el país.

El jueves 6, cientos de civiles comenzaron a huir del área por temor a una inminente embestida de las tropas gubernamentales.

Decidido a recuperar el territorio y fuerte militar rusa e iraní, el régimen del presidente Bashar al-Assad envió refuerzos a las afueras de la provincia fronteriza con Turquía. El régimen sirio y sus aliados deben, sin embargo, tener en cuenta la posición de Turquía, apoyar a los rebeldes, que tiene tropas en Idlib y teme una afluencia masiva de refugiados en su territorio.

En total, alrededor de 3 millones de personas viven en la provincia de Idlib y en los pocos focos insurgentes en las provincias vecinas de Hama, Alepo y Latakia, según la ONU. Casi la mitad están desplazados.

El miércoles 5, la ONU advirtió contra un "baño de sangre", por temor a que una ofensiva militar en un territorio tan densamente poblado no cause un desastre humanitario en una escala sin precedentes desde el inicio del conflicto sirio.

Presidente de Rusia Vladimir Putin, presidente de Irán Hassan Rouhani, y presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan en la conferencia de prensa en Teherán, Irán

La Casa Blanca también advirtió el martes contra Damasco y sus aliados rusos e iraníes contra el recurso a armas químicas en Idlib. "El mundo (...) y los Estados Unidos están observando (...) muy de cerca" la situación ", si se trata de una masacre, el mundo estará muy enojado y los Estados Unidos también estarán muy enojados", dijo. advirtió el miércoles, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.