Se anunció este viernes en Kabul la instauración del Ministerio de la Propagación de la Virtud y Prevención del Vicio. Esta cartera funcionará donde hasta esta semana funcionaba la de Asuntos Femeninos, cuyos empleados ya no pudieron ingresar a ejercer sus funciones.

//Mirá también: Estados Unidos mató por “error” a diez civiles en Kabul el mes pasado: siete eran niños

El nuevo ministerio se encargará de la rígida implementación de las normas islámicas. Estará al mando de Mohamad Khalid.

Por su parte, los funcionarios de la cartera femenina se manifestaron delante del edificio por no haber podido ingresar al mismo y haber sido presuntamente destituidos.

De momento, ningún dirigente talibán respondió a las peticiones de entrevista de los medios para explicar estos hechos.

Pese a que insurgentes insisten en que gobernarán con mayor moderación que en su primer mandato (1996-2001), ninguna mujer forma parte del nuevo consejo de ministros. Además, la mayoría de la población femenina no fue aún autorizada a retomar el trabajo y se introdujeron incluso reglas respecto a su vestimenta en la universidad.

Combatientes del talibán.

En la misma línea, la cartera de Educación anunció en un comunicado que reabriría todas las escuelas secundarias para los varones y que los profesores hombres volverán a trabajar.

”Todos los profesores y alumnos varones deben volver a sus escuelas”, indicó el ministerio, sin mencionar a profesoras o alumnas.

Duro escenario para las mujeres

Durante el primer gobierno de los fundamentalistas, las mujeres quedaron excluidas de la vida pública y solo podían salir de casa si llevaban un burka y estaban acompañadas por un familiar masculino.

El Ministerio de Asuntos Femeninos fue creado en 2001 bajo el Gobierno del entonces presidente afgano Hamid Karzai, como parte de los esfuerzos internacionales para potenciar a las mujeres y disponía de alrededor de 850 empleados en todo el país.

En los últimos 20 años, la institución tuvo como misión desarrollar políticas, promover los derechos de las mujeres y eliminar la violencia y la discriminación, al mismo tiempo que promovía su participación activa en la vida social y política del país.

El Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio estuvo también vigente durante en el primer Gobierno talibán en Afganistán, que fue disuelto tras su expulsión del poder con la invasión estadounidense en 2001.

//Mirá también: Una estrella de pop afgana contó cómo hizo para escapar

El organismo estaba encargado de supervisar e implementar una rigurosa interpretación de la ley islámica y sus agentes golpeaban a mujeres que andaban solas por la calle o por no usar burka o velo integral, mientras que a los hombres los azotaban por escuchar música, afeitarse o no rezar.

Con información de Télam