El presidente Alberto Fernández criticó este jueves al juez de Ejecución Penal Daniel Obligado, que ayer ordenó que el exvicepresidente Amado Boudou, condenado por el Caso Ciccone, vuelva a la cárcel para cumplir con la pena.

“Esos jueces no tienen la misma velocidad para investigarlo a (Mauricio) Macri y a sus adláteres, no tienen la misma velocidad y eso demuestra las características de esos jueces”, diferenció el Jefe de Estado durante una extensa entrevista con Radio 10.

Además, el Jefe de Estado cuestionó la posición de la Corte Suprema de Justicia frente a la condena de Boudou. “Cuando la Corte Suprema debió atender el caso lo rechazó con un argumento pueril”, se quejó.

“Boudou está detenido cumpliendo la condena en su casa, después de haber estado alrededor de 2 años preso en una cárcel, y esto sin abrir juicio sobre la inocencia o culpabilidad de Boudou. Pero Boudou fue un vicepresidente al que le están cargando delitos muy graves contra la administración pública y contra la moralidad pública en términos de ética pública. Y cuando la corte suprema debió atender el caso lo rechazó con un argumento pueril”, amplió.

Seguido, explicó que en aquel entonces el máximo tribunal de Justicia recurrió a un “artículo vergonzoso del Código Procesal Civil y Comercial, que es el 280, que dice que la Corte Suprema con la sola invocación de este artículo podrá rechazar un recurso que le llegue si así lo considera, que no tiene que explicar por qué”.

“Ahora resulta que dos jueces que piden un traslado generan una movilización de toda la Justicia, un per saltum, que es un recurso absolutamente excepcional, alguno de ellos vio gravedad institucional en el tema y terminaron resolviendo un fallo vergonzoso, vergonzoso, en materia de traslado y de jueces”, recordó.

Y agregó: ”La pregunta que me hago es cómo actúa la justicia. Cómo puede haber visto urgencia y gravedad institucional en el traslado de dos ignotos jueces, a los que no les conozco un artículo publicado, un libro publicado, una clase dada en la universidad, a esos dos ignotos jueces los declararon cuestión de urgencia y gravedad institucional. ¿La condena de un vicepresidente a más de cinco años de prisión no debe ser objeto de atención de la Corte? ¿Once recursos extraordinarios presentados por la presidenta de la nación no debe ser objetivo de cuidado, de atención por parte de la Corte Suprema?”.

“Esta justicia de este modo no funciona, no hace justicia, cumple los deseos de los poderes fácticos, cumple solamente eso”, criticó