La aparición de una nueva cepa del coronavirus, “Delta”, de India, genera preocupación en Argentina por su capacidad de mayor contagiosidad y resistencia. Por eso, se tomaron nuevas decisiones para evitar su expansión en el país. La Ciudad y la Provincia de Buenos Aires aumentarán los controles para quienes vuelven del exterior.

//Mirá también: Reino Unido: aseguran que la variante Delta es un 60% más contagiosa

Las nuevas resoluciones se trataron el martes pasado dentro del Consejo Federal de Salud (COFESA). En ese sentido, cada jurisdicción deberá estar atenta, pero sobre todo en aquellas que tienen una mayor densidad poblacional como el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Los viajeros deberán someterse a un hisopado y tendrás que aislarse.

COFESA sostiene que hay que “fortalecer el control del aislamiento domiciliario, seguimiento y PCR a los 7 días para levantar el aislamiento de los viajeros que vuelven al país con el fin de demorar el ingreso y circulación de nuevas variantes del virus SARS-CoV-2”.

Qué hará la Ciudad

En la Ciudad de Buenos Aires, los porteños que arriben a Ezeiza tendrán que someterse a un hisopado ni bien pisan suelo argentino. Si da positivo, se aislará durante 10 días en uno de los hoteles que el Gobierno preparó para los contagiados.

Si da negativo, el ciudadano podrá ir a su casa. No obstante, tendrá que aislarse por siete días. En ese tiempo, el Ministerio de Salud del distrito hará un seguimiento telefónico sobre el estado de la persona que vino desde el exterior. Cuando pase esa semana, se realizará un nuevo test -el turno se consigue vía web-, cuyo resultado determinará si puede salir de su hogar o no.

Qué hará la Provincia

Además del seguimiento telefónico, el Gobierno bonaerense informó que desde este jueves Migraciones se sumó al arduo trabajo para vigilar “casa por casa”.

Endurecen los controles de quienes regresen del exterior.Prensa Municipalidad de Ushuaia

//Mirá también: Coronavirus: Moscú vuelve a las restricciones por fuerte alza de contagios, la mayoría de la variante Delta

A diferencia de la Ciudad, en el territorio que gobierna Axel Kicillof, los viajeros tendrán que aislarse en su casa durante 10 días y no por siete. Además del test que se realizan en Ezeiza, a la semana, sumarán uno nuevo que puede ser por PCR o antígenos.

Es necesario completar el seguimiento en las jurisdicciones del aislamiento de 10 días desde la prueba de PCR negativa en origen de las personas que ingresan al país”, fueron las palabras de Carla Vizzotti, ministra de Salud de la Nación, en la reunión del COFESA.