River vive unos días agitados. Desde el sábado, la escalada de casos de coronavirus no frena: ya son 20 futbolistas y cinco personas del club que se infectaron. Para peor, quedó eliminado contra Boca en la Liga Profesional de Fútbol (LPF). A su vez, este miércoles deberá jugar por Copa Libertadores con los jugadores que tiene a disposición. Y así será, según confirmó su presidente Rodolfo D’Onofrio.

//Mirá también: De los torneos del barrio por plata al debut en el Superclásico: la historia de los penales de Alan Díaz

El clima en el “Millonario” no es nada positivo. Es que de la lista de buena fe para la competencia internacional -enfrentará a Independiente Santa Fe, en el Monumental, desde las 21-, Marcelo Gallardo tiene 10 futbolistas para jugar. En realidad, son 12, pero dos de ellos, Javier Pinola y Enzo Pérez, están lesionados. Por lo tanto, no disponen de un 11 titular completo.

Enzo Pérez se lesionó en el Superclásico.Redes

Esto se agrava aún más, porque de esos 10 ninguno es arquero. Es por esto que en las últimas horas, la institución de Núñez hizo un pedido explícito a la Conmebol para que le permitan subir al plantel profesional al juvenil Alan Díaz, quien fue la figura de los 90 minutos en el Superclásico, y a un suplente.

Mañana vamos a competir, pero lo lógico es no jugar. Vamos a cumplir con el reglamento porque las sanciones serían severas. Jamás pensamos en no jugar”, dijo D’Onofrio en diálogo con Radio Mitre y además agregó que no obtuvo una respuesta del organismo sudamericano.

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.

“Si tenemos que poner a un jugador en el arco, será así”, sostuvo y habló sobre la posibilidad de que Milton Casco sea quien ocupe ese rol. Sobre la situación que deberá afrontar River, agregó: “Es una ridiculez, pero no hay que exponerse a las sanciones”.

//Mirá también: Cuándo son los próximos partidos de River

Cómo se sienten los futbolistas de River

Más allá de toda esta complicación, el presidente “millonario” habló sobre el estado de salud de los futbolistas. Según Rodolfo, “es bueno”, aunque se mostró preocupado por las secuelas que el virus puede dejarles.

Sin ir más lejos, Ezequiel Centurón, arquero que fue cedido a préstamo hace poco, se contagió y luego sufrió una arritmia cardíaca. En Boca, por caso, Edwin Cardona, quien se disculpó por el penal que falló en el Superclásico, atravesó una miocarditis leve después de atravesar la enfermedad.

Acá no falló nada, cuando jugas en pandemia, por más que hagas todo, puede haber contagios masivos y nadie nadie descarta que aparezcan más”, dijo el presidente de River sobre la explosión de casos en su club.