La variante Delta preocupa sobremanera a Rusia por estas últimas horas, y es que este viernes se registró un récord de muertes diarias por Covid-19 en las últimas 24 horas.

//Mirá también: Vladimir Putin se aisló por ser contacto estrecho de varios casos de coronavirus

Trabajadores entierran un féretro en la sección especial para el coronavirus del cementerio en Kolpino, en las afueras de San Petersburgo, Rusia. (AP)

El avance de la variante Delta en aquel país, más la lentitud en la vacunación y la falta de medidas de confinamiento, han provocado, según cifras oficiales del gobierno, 202.273 fallecidos.

Aunque también hay que tener presente que la agencia rusa de estadísticas, Rosstat, mostraba números de fallecidos más cercanos a los 350.000, para finales de julio de 2021. Hay que destacar que esta agencia utiliza un criterio más amplio de alcance de muertes por coronavirus.

Pero si se lo pone en contexto con Europa, Rusia resulta ser el país que más ha tenido que sufrir la pandemia en todo el continente.

Las últimas 24 horas más trágicas

Hasta el momento, la cifra más alta de fallecidos por coronavirus en Rusia en lo que va de este más de año y medio de pandemia, había sido de 820 personas en un día. Este registro se había detectado el 26 de agosto y el 23 de septiembre de 2021.

Pero las últimas 24 horas dieron por tierra ese registro y según el balance que ofreció el centro de crisis del gobierno de Rusia, se tienen que lamentar 828 muertes.

El castigo de la variante Delta

Rusia se ve castigada por esta variante desde junio pasado, sin poder dar una respuesta satisfactoria ante el nivel de contagiosidad que tiene.

De hecho, este mismo viernes se registraron en aquel país 21.379 casos nuevos.

Incluso el presidente ruso, Vladimir Putin, se encuentra aislado desde principios de la semana anterior, debido a un registro de casos en asesores y personas cercanas a su entorno.

El presidente ruso se encuentra aislado debido a decenas de contagios de personas cercanas a su entorno.

Pero a pesar de ser Rusia un productor de vacunas, la inoculación en este país avanza de manera muy lenta. Los motivos son diversos, y las dimensiones del país también toman un rol importante en esta situación.

Según la web Gogov, solo se registra en Rusia un 28,4% de la población completamente vacunada.

Y si a esto se le suma la negativa de las autoridades rusas a tomar medidas de confinamiento para no resentir la economía estancada del país, así como también que el uso del barbijo se utiliza poco en lugares públicos (a pesar de ser obligatorio), todo esto ocasiona “un combo” que termina repercutiendo en las cifras que actualmente sufre Rusia.

Incluso la capital del país, Moscú, reconoció que se dio esta semana una segunda ola de la variante Delta, luego de la padecida a principios de su verano.

Moscú es el epicentro de la pandemia en Rusia, con cifras cercanas a un aumento del 24% de contagios y un 15% más de gente hospitalizada en una semana.