La revista Nature Medicine publicó los resultados de un estudio realizado por científicos que trabajan para el gobierno de Estados Unidos, relacionado con la combinación de vacunas contra el coronavirus. Las últimas mediciones de anticuerpos realizados sobre personas que se inmunizaron con distintos sueros permitió observar mejores resultados que los obtenidos en aquellos que recibieron dos dosis de la misma inmunización.

//Mirá también: Vacunas en Argentina: arribaron 549 mil dosis de AstraZeneca

La revista mencionada compiló en un artículo varios estudios que coinciden en que la combinación de vacunas de vector viral con ARN mensajero inducen “respuestas inmunes más fuertes”. El escrito fue realizado por Meagan E. Deming y Kirsten E. Lyke, del Centro para el Desarrollo de Vacunas y Salud Global, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (Baltimore - Estados Unidos).

Para los científicos, más allá de “la seguridad y eficacia de los sueros existentes, la aparición constante de variantes y la distribución esporádica mundial de vacunas han limitado y seguirán limitando su efectividad”, a lo que se le suman ciertos efectos secundarios. Todo esto impulsó la estrategia de combinación que sorprendió por sus grandes resultados.

“La validación de la inmunogenicidad (generación de anticuerpos) y reactogenicidad (efectos secundarios) de la dosificación de ‘mezclar y combinar’ con diferentes vacunas aprobadas puede ofrecer una solución que podría ayudar a mitigar la escasez e interrupciones del suministro de vacunas”, destacan en el artículo.

Cómo funciona

Según afirman, los resultados de mejores respuestas inmunes “sugieren que un enfoque de vacuna heteróloga puede superar las limitaciones de las plataformas de vacuna individuales”.

Asimismo, explican que la inmunogenicidad inducida por las vacunas de vector viral están limitada por los anticuerpos neutralizantes (que frenan la infección) ya existentes en los individuos por su exposición a otros virus similares, con lo cual la respuesta inmune ante el Covid-19 se puede ver comprometida.

“El uso de un vector viral no humano, como en la vacuna de AstraZeneca, o el uso de serotipos de adenovirus recombinantes heterólogos (rAd26 seguido de rAd5), como en la Sputnik V, permiten una respuesta inmune mejorada”, subraya el estudio. Y agregan que “mientras la respuesta de las células T (que entre otros aspectos recuerdan al virus y cómo matarlo) es robusta, la producción de anticuerpos es menos efectiva”.

Siguen las investigaciones sobre la combinación de vacunas.

Por esto, resaltan: “Cada vez hay más pruebas que demuestran que una primera dosis de vacuna de vector viral seguida de un refuerzo de ARNm, en un intervalo de 6 a 12 semanas, es seguro y proporciona una mayor respuesta que la estrategia de dos dosis”. Esto se debe a que “mejora la amplitud de la inmunidad″ y pueden “agregar una mayor resistencia ante las variantes”.

Aval a la combinación

“En comparación con los resultados obtenidos con la dosificación homóloga de ChAd-ChAd (AstraZeneca primera y segunda dosis), la estrategia de dosificación de ChAd-BNT (AstraZeneca y Pfizer) dio como resultado respuestas inmunes significativamente mayores contra la proteína S y más robustas, de hasta 60 veces mayores de anticuerpos neutralizantes, contra las variantes de preocupación Alfa (británica), Beta (sudafricana) y Gamma (Manaos)”, indicaron.

Y agregaron: “Los títulos neutralizantes fueron aproximadamente tres veces más altos que los de los grupos a los que se les administró BNT-BNT (Pfizer primera y segunda dosis)”, lo que también se registró al comparar la respuesta inmune de las células T específicas contra el Covid-19.

“Los estudios muestran mejores resultados de inmunogenicidad con la dosificación heteróloga y sugieren una posible superioridad de esta estrategia sobre los regímenes homólogos (de primera dosis y refuerzo de la misma plataforma) para las respuestas celulares y la neutralización de variantes”, recalcaron.

Sobre la tercera dosis

Algunos países comenzaron a colocar un refuerzo continuando el modelo homólogo, es decir de una misma vacuna, pero para los científicos sería mucho más beneficioso aplicar una tercera dosis de otra plataforma.

“La probabilidad de que se requieran vacunas de refuerzo, ya sea para estimular la disminución de la inmunidad o para expandir la amplitud de la inmunidad, se destaca aún más por la importancia de optimizar la inmunogenicidad de las vacunas”, dice el artículo.

Y subraya: “La sólida respuesta de anticuerpos neutralizantes inducida por la plataforma de ARNm puede proporcionar la amplitud de la respuesta inmune humoral” como complemento o tercera dosis de las vacunas de vector viral.

//Mirá también: La oposición envió preguntas al laboratorio que produce Sputnik V: qué respondieron

“Las estrategias de dosificación mixta multiplataforma han demostrado resultados de inmunogenicidad ventajosos, medidos tanto por las respuestas humorales como por las respuestas celulares”, señalaron en el documento. A su vez, mencionan que estas estrategias pueden utilizarse tanto por la necesidad de completar esquemas como “para maximizar las respuestas inmunitarias, que a su vez ayudará a reducir la transmisión de variantes emergentes y protegerá a las personas inmunodeprimidas”.