¿Cuál es el origen del triángulo con un ojo dentro que aparece en los billetes de un dólar?

Triángulo con un ojo dentro que aparece en los billetes de un dólar
Triángulo con un ojo dentro que aparece en los billetes de un dólar Foto: BBC

El Ojo de la providencia, “el ojo que todo lo ve”, es parte de los símbolos con múltiples interpretaciones.

Se trata de un globo ocular dentro de un triángulo que se asoció con la masonería y con los Illuminati, una sociedad de élite secreta que buscaron controlar los asuntos globales. No solo aparece en innumerables iglesias y edificios masónicos en todo el mundo, también está en el billete de un dólar estadounidense y en el reverso del Gran Sello de EE.UU.

Se trata de una algo extraño para un símbolo de Estado. Y, en combinación con la pirámide, es un emblema que puede sugerir un culto antiguo y esotérico. Originalmente era un símbolo cristiano, porque los primeros ejemplos de su uso conocidos se pueden encontrar en el arte religioso del Renacimiento para representar a Dios.

Triángulo con un ojo dentro que aparece en los billetes de un dólar
Triángulo con un ojo dentro que aparece en los billetes de un dólar Foto: BBC

El triángulo fue un símbolo de la Santísima Trinidad cristiana del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Los rayos de luz que a menudo se muestran son un signo preexistente del resplandor de Dios en la iconografía cristiana.

El Gran Sello de Estados Unidos es del año 1782. Thomas Jefferson, Benjamin Franklin y John Adams habían propuesto ideas para el diseño, pero fue Charles Thomson, secretario del Congreso, quien ideó la pirámide y el Ojo de la providencia, entre los otros elementos del sello, en colaboración con un joven abogado y artista llamado William Barton.

La pirámide inacabada estaba destinada a simbolizar “fuerza y duración”, con 13 niveles para representar los 13 estados originales de Estados Unidos. El Ojo de la providencia, era un símbolo convencional de la supervisión comprensiva de Dios sobre esta nación incipiente.

Parece que los Illuminati se inspiraron en las ideas detrás de la masonería, que había utilizado esporádicamente el Ojo de la providencia como símbolo del Arquitecto Supremo, siguiendo el ejemplo de muchas otras iglesias en ese momento.

Sin embargo, los masones no usaron ampliamente el símbolo al menos hasta finales del siglo XVIII, y no antes de que Bentham, Le Barbier y Thomson lo adoptaran.

Así que, desafortunadamente para los teóricos de la conspiración, el Ojo de la providencia en el billete de un dólar habla más de una estética de finales del siglo XVIII que sobre la autoridad de las élites secretas.