El juez de Tribunal Oral Daniel Obligado resolvió ayer revocar el arresto domiciliario dicatado al ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou, quien cumplía su condena a cinco años y 10 meses de prisión por el Caso Ciccone en su casa.

Así lo había decidido Obligado al principio de la pandemia, desde abril. Comenzó en un departamento del barrio de Barracas y luego pidió permiso para mudarse a una casa en la localidad bonaerense de Avellaneda.

A comienzos de diciembre, la Corte Suprema ya había rechazado todos los recursos presentados en el Caso Ciccone y había dejado firme la condena para el ex ministro de Economía de Cristina Kirchner, que le había dictado un tribunal oral en 2018.

Luego de pedir diversos informes, en las últimas horas del año judicial, Obligado, que es el juez encargado de la ejecución de las condenas en el Tribunal Oral Federal 4 que intervino en el Caso Ciccone, decidió modificar la situación de la detención de Boudou.

Resolvió revocar la prisión domiciliaria en una resolución de más de 20 páginas, en la que esgrimió varios argumentos. Los fiscales Guillermina García Padín y Marcelo Colombo habían postulado que Boudou debía volver a la cárcel. Por su parte, la defensa del ex vicepresidente planteó que debía quedarse en su casa para acompañar el crecimiento de sus pequeños mellizos.

La Justicia determinó que Boudou debía volver a la cárcel a cumplir lo que le queda de su condena. Los Andes

Obligado determinó que Boudou debía volver a la cárcel a cumplir lo que le queda de su condena. En la parte dispositiva señaló Revocar el arresto domiciliario de Amado Boudou (art. 10 del C.P. y art. 32 de la ley 24.660 a contrario sensu) y disponer su alojamiento en un establecimiento penitenciario bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal (art. 494 CPPN). “Regístrese, hágase saber, notifíquese mediante cédulas electrónicas y, firme que sea, ejecútese”.

Esto significa que la medida judicial no se cumplirá de inmediato. Las tres palabras “firme que sea” indican que queda pendiente la apelación por parte de la defensa de Boudou ante la Cámara Federal de Casación Penal. Son los jueces de la más alta cámara penal del país quienes revisan los fallos del Tribunales Orales Federales y deberán decidir si se revoca o no la prisión domiciliaria que goza Boudou.

La apelación se puede presentar dentro de los primeros días del año. Pero la habilitación de Feria para que se resuelva de manera inmediata la situación tiene que cumplir con algunas condiciones. Debe tratarse de la situación de una persona detenida o de una solicitud de habeas corpus. Si bien Boduou está cumpliendo prisión domiciliaria no encaja en la figura habitual del detenido que pide que le resuelvan con urgencia su situación porque quiere salir de la cárcel.

Amado Boudou no irá preso ya, la medida judicial no se cumplirá de inmediato.

Otra de las condiciones para que un asunto sea tratado durante la Feria es que alguna parte lo solicite. Lo puede hacer la defensa de Boudou o el fiscal de Casación que trabaja durante el mes de enero, Mario Villar. El pedido de habilitación de Feria aceleraría los tiempos de la resolución. Si no se solicita, pasaría para febrero.

La Sala de Casación que interviene en todo el Caso Ciccone es la cuarta. La Sala IV este año estará compuesta por los jueces Mariano Borinsky, Javier Carbajo y Ángela Ledesma, que se incorpora en reemplazo de Gustavo Hornos porque preside la Casación. Si la resolución de la revocatoria de la prisión domiciliaria pasa para febrero, serán esos jueces los que intervengan.

Pero si la controversia se resolviera durante la Feria de enero, intervendrán otros jueces. En la primera quincena del año 2021 la Sala de Feria estará integrada por los jueces Liliana Catucci, Juan Carlos Gemignani y Diego Barroetaveña. Durante la segunda quincena del año integrarán la Sala de Feria los jueces Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Daniel Petrone.