Para el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, “no es el momento” de volver a implementar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) durante la segunda ola de la pandemia de COVID.

//Mirá también: Coronavirus: no descartan volver a entregar ayudas económicas en caso de un rebrote

“El IFE tuvo que ver con un momento, de abril, mayo y junio del año pasado, en el que se cerró toda la actividad y la pobreza fue del 47%, y no es este el momento de esa situación”, dijo a A24.

Las declaraciones de Arroyo fueron una suerte de respuesta para los dichos de Andrés “Cuervo” Larroque, militante de La Cámpora y Ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, quien había dicho que la continuidad del IFE era “indispensable”.

Sin embargo, Arroyo aseguró que el Gobierno nacional está “evaluando todo el tiempo” la situación social y económica, y va “a tomar medidas adicionales en la medida que hagan falta”. Puso el foco, específicamente en cinco sectores considerados críticos: la construcción, la producción de alimentos, la actividad textil, los sistemas de cuidados y el reciclado.

“Hay tres claves: el precio de los alimentos, mejorar los ingresos de las familias y desendeudarlas”, enumeró sobre estos sectores. “El principal problema que tenemos hoy, sacando al coronavirus, es el precio de los alimentos”, sumó.

Otras ayudas

Si bien descartó que vuelva a pagarse el IFE, Arroyo destacó que el Gobierno lanzó “un conjunto ayudas sociales que se han puesto en marcha desde la semana pasada”.

//Mirá también: Alberto Fernández anunció una ayuda de 15 mil pesos para beneficiarios de planes sociales

Y detalló: “Un bono de 15.000 pesos para un millón de familias, el Repro (18.000 pesos a parte de los trabajadores del sector privado) y el aumento del salario mínimo que pasó a 24.000 pesos en mayo”. También “la cobertura y la ampliación de la tarjeta alimentaria, y la cobertura de los comedores y los merenderos”, mencionó.

“El IFE marcó el verdadero nivel de informalidad. 9 millones de familias entraron, en un país que tiene 16 millones de familias. Está claro que la informalidad supera el 40%”, admitió el ministro, que se mostró preocupado.

En abril, el presidente Alberto Fernández ya había anticipado que difícilmente se volvería a pagar el IFE. “No tengo previsto que vuelva por ahora porque la economía está funcionando”, dijo entonces.

Pero, consigna Clarín, “en un país cada vez más golpeado por la pobreza y la indigencia, podrían hacer que el Presidente, una vez más, se contradiga a sí mismo cediendo a las presiones”.

La ayuda social, parte de la interna

El IFE y otras herramientas de ayuda social están también en el centro de la disputa que en estos días mantiene la interna del oficialismo. Mientras apoya al subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo, el ala más kirchnerista reclama también la vuelta del IFE y otros dispositivos.

//Mirá también: La Cámpora pide por el regreso del IFE y aumenta la presión para Martín Guzmán

Pero el ala interna que responde a Cristina Kirchner no está sola en este pedido: los movimientos sociales, muchos de ellos con representación en el Gobierno, también presionan por la vuelta del IFE.

“Tenemos que establecer un piso de dignidad y terminar, por lo menos, con la indigencia”, dijo al respecto Larroque.