Tener contacto estrecho con un caso positivo de Covid-19 y no contagiarse parece ser un “golpe de suerte”. Eso pensaríamos todos. Sin embargo, el hecho que vivió el escritor estadounidense John Hollis no parecería haber sido fortuito.

Descubrieron que el hombre, de 54 años, tiene “súperanticuerpos” contra el coronavirus, lo que significa que es absolutamente inmune a la enfermedad. Hasta el momento, no se conocía en el mundo un caso igual. Se abre una luz de esperanza para los científicos en medio de la pandemia.

Hollis se enteró de su supersistema inmunológico hace unos meses. Pensó que iba a contraer el coronavirus cuando se enteró de que su amigo y compañero de hogar se había enfermado gravemente. El virus entró en su cuerpo, pero no logró infectar sus células.

Sus anticuerpos atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente.

Tras lo ocurrido, el escritor le contó el suceso a Lance Liotta, médico profesor de la Universidad George Mason de los Estados Unidos, donde Hollis trabaja como comunicador. El profesional investiga formas de combatir el coronavirus, por lo que invitó a Hollis a participar como voluntario en un estudio científico que se estaba desarrollando en la facultad. Fue allí donde descubrieron lo impensado.

Sus anticuerpos, explicó Liotta a la BBC, atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente. “Se podrían diluir los anticuerpos de John Hollis al uno por 1.000 y seguirían matando el 99% del virus”, aseguró el experto.

Recogimos la sangre de Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar. Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas”, detalló Liotta.

En cambio, en la mayoría de las personas, los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-CoV-2, que ayudan a infectar las células humanas. El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación de la enfermedad.

Hollis quedó sorprendido con este descubrimiento que ilusiona a los científicos respecto a las formas de combatir el coronavirus en el mundo. Sobre su experiencia, el escritor afirmó: “Ha sido el suceso más surrealista de mi vida. Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo, ya que esperaba que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió”.