Con vistas al inminente vencimiento del DNU que fija las restricciones para contener al coronavirus y con el marco de un nuevo récord de casos positivos, el Gobierno inició este martes una ronda de reuniones con representantes de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad, para definir los alcances de la norma que regirá a partir del próximo sábado en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

//Mirá también: Coronavirus: Alberto Fernández descartó volver a Fase 1

Según averiguó Télam, el encuentro celebrado en la Casa Rosada sirvió para que Cafiero enfatice en “que no hay más tiempo para dilatar medidas restrictivas”, una apreciación que no convenció a los representantes porteños encabezados por Felipe Miguel, jefe de Gabinete de la Ciudad.

Durante más de una hora, Cafiero y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, intercambiaron impresiones sobre la situación epidemiológica con el jefe de gabinete bonaerense Carlos Bianco, el ya mencionado Miguel, el ministro de Salud provincial Daniel Gollan y el titular de la cartera sanitaria de CABA, Fernán Quirós.

Fernán Quirós (i) y Daniel Gollan, ministros de Salud porteño y bonaerense, respectivamente, dialogan tras una reunión sobre el COVID-19 en la Casa Rosada.Clarín

Según consignaron voceros, todos coincidieron en que la situación “es grave” y fue Cafiero quien resumió el estado actual en una frase: “Esto no da para más”.

La reunión coincidió con una jornada muy dura en términos epidemiológicos, con récord de casos y de muertos informados desde el inicio de la pandemia, un panorama que fue comentario forzado dentro del despacho y en los pasillos de la sede gubernamental.

Los actores involucrados habían llegado al encuentro con la certeza de que los números que se harían públicos en el anochecer serían desalentadores, y por eso acordaron “darse 24 horas para impulsar nuevas propuestas, con mayores restricciones”.

Nación busca que cada jurisdicción tome más medidas de control

La postura de la Casa Rosada es, por estas horas, que ha llegado el tiempo de que sean directamente las jurisdicciones las que tomen más medidas de control y de restricción a la circulación, un planteo que ya vienen adelantando gobernadores de diversas provincias.

Mientras tanto, y aunque se esperan más reuniones para las próximas horas, la idea es renovar el DNU 287, cuya vigencia concluye este viernes 21 de mayo, con los parámetros epidemiológicos que están incluidos en el proyecto de ley que ya está en debate en el Congreso.

Esa sola renovación haría que muchas provincias del país pasen a estar en la categoría sanitaria de “alarma epidemiológica”, situación que amerita fuertes medidas de restricción, entre ellas, por caso, la limitación de las clases presenciales.

El Ejecutivo nacional, en boca del propio presidente Alberto Fernández y de sus funcionarios más destacados, venía alertando sobre la creciente circulación viral, como también advertía desde hace semanas sobre la necesidad de que las jurisdicciones controlen el cumplimiento de las medidas restrictivas dispuestas en el último DNU.

Clases presenciales

Hace tres semanas, tanto la Ciudad como Mendoza y Santa Fe desestimaron la suspensión de las clases presenciales ordenada por el decreto presidencial y, ahora, las tres muestran una delicada situación sanitaria.

Este martes por la mañana, en declaraciones radiales, el presidente Alberto Fernández lamentó “el tiempo que han perdido” en algunos distritos.

Las escuelas de Santa Fe abrieron sus puertas bajo protocolo sanitario para continuar con las clases durante la pandemia de coronavirus. (Gobierno de Santa Fe)Gobierno de Santa Fe | Gobierno de Santa Fe

La provincia, gobernada por Axel Kicillof, sí aplicó la suspensión de clases presenciales en el conurbano y consiguió un descenso de casos más marcado que el de la Ciudad pero, en los últimos días, constató una ralentización de esa baja y un aumento de los contagios en el Interior provincial.

Antes del encuentro, fuentes de la gobernación habían aclarado que “la provincia de Buenos Aires no está pidiendo un regreso a la Fase 1”.

“Apostamos a la continuidad del esquema actual de medidas de cuidado, intensificando los controles, para que las mismas se cumplan de manera estricta”, habían señalado los funcionarios bonaerenses.

Mientras tanto, la Ciudad de Buenos Aires ya anunció que avanzará en la implementación de “medidas adicionales” para limitar la circulación y ratificó que la aplicación de las restricciones será coordinada con otras jurisdicciones.

En la evaluación que realizaron los funcionarios porteños, antes de ingresar a la reunión en Casa Rosada, se abordó la posibilidad de modificar el esquema de la presencialidad en las escuelas que, en la actualidad, mantiene a los alumnos de los niveles inicial y primario en las aulas y a los estudiantes secundarios bajo un sistema mixto, que combina la presencialidad con la modalidad remota de la educación a distancia.

El Presidente descartó volver a fase 1

Alberto Fernández presidente de la Nación.Presidencia de la Nación

El presidente Fernández aclaró que las gestiones no apuntan a volver a la fase 1, la más estricta del esquema de restricciones que se diseñó el año pasado, cuando el coronavirus irrumpió en la Argentina.

“No, ahí ya tengo un problema sociológico. La gente no lo resiste”, dijo el primer mandatario durante una entrevista en Radio 10, en la que se le preguntó sobre la posibilidad de volver a cerrar todas las actividades para tratar de frenar el avance de la segunda ola.

//Mirá también: El Gobierno porteño evalúa más restricciones por el coronavirus, pero busca esperar hasta el viernes para tomar una decisión

Sin embargo, el jefe de Estado indicó que se deben mantener las restricciones para reducir la circulación de personas. “Me parece que, en estos términos, debemos seguir”, adelantó.

Con información de Télam.