En declaraciones televisivas, el papa Francisco pidió hoy a la dirigencia política “buscar unidad frente a la crisis” y que tenga la “intención de hacer crecer al país” en un contexto en el que “los conflictos deben tomarse vacaciones”. Además, renovó además su oposición al aborto, al que volvió a comparar con “contratar un sicario” y calificó como “un escándalo” que personas se hayan ido de vacaciones en vuelos privados en medio de los confinamientos.

En una entrevista emitida por el Canal 5 de Italia, Jorge Bergoglio, se expresó con contundencia: “La clase dirigente tiene el derecho de tener puntos de vista distintos y de tener una lucha política; es un derecho, el derecho de imponer la propia política, pero en este tiempo se debe jugar para la unidad”.

El Papa en su entrevista televisiva con Canal 5 de Italia. Foto: extracto del video Canal 5 de I

“Por ejemplo, la lucha política es una cosa noble, los partidos son instrumentos; lo que vale es la intención de hacer crecer al país”, sostuvo el máximo pontífice durante la entrevista, grabada el viernes pasado en su residencia de Casa Santa Marta.

Según el Papa, de cara a la emergencia de coronavirus, “si los políticos subrayan más los intereses personales que el interés común, arruinan las cosas (...) En este momento la clase dirigente toda no tiene el derecho de decir yo; se debe decir nosotros y buscar unidad frente a la crisis”.

Luego agregó: “Pasada la crisis, que cada uno vuelva a decir yo, pero en este momento, un político, también un dirigente, un obispo, un sacerdote, que no tiene la capacidad de decir nosotros, no está a la altura”. Para el pontífice, en este momento, “debe prevalecer el nosotros, el bien común de todos”. Y recalcó: “La unidad es superior al conflicto; los conflictos son necesarios, pero en este momento deben tomarse vacaciones, hace falta subrayar la unidad, del país, de la Iglesia y de la sociedad”.

Consultado por el tema del aborto, el Papa reconoció que “no quería aterrizar en este tema”. Y planteó: “Alguien dice que si hay algo que podamos hacer, la religión nos entenderá, pero el problema de la muerte no es un problema religioso, ojo, es un problema humano, prerreligioso, es un problema de ética humana; entonces las religiones lo siguen, pero es un problema que hasta un ateo debe resolver en su conciencia”.

El pontífice renovó los argumentos que sostiene hace años sobre el aborto y reforzó su rechazo a la práctica: “Le hago dos preguntas a una persona que me hace pensar en este problema. ¿Tengo derecho a hacer esto? La respuesta científica: la tercera semana, casi la cuarta, están todos los órganos del nuevo ser humano en el útero de la madre, es una vida humana”.

Luego agregó: “Hago esta pregunta: ¿Es correcto cancelar una vida humana para resolver un problema, cualquier problema? No, eso no es justo. ¿Está bien contratar a un sicario para resolver un problema? ¿Uno que mata la vida humana? Este es el problema del aborto científica y humanamente”. Y explicó: “No hay que mezclar a las religiones que vienen después, pero no es para perder la conciencia humana”. También condenó que se “descarten niños sin educación para explotarlos después: sin quitarles el hambre, crecen enfermos y mueren”. Para Bergoglio, esta situación se da porque “los niños no producen y son descartados”:

Durante la entrevista, el Papa califico como “un escándalo, porque no se piensa en los otros y en la comunidad”, que haya personas que se fueron de vacaciones en vuelos privados durante las restricciones. “En un país en el que el Gobierno dice que al día siguiente habrá cuarentena, salieron ese día más de 40 aviones civiles y privados para ir a tomar vacaciones en el mar y en otros países”, criticó. Y se lamentó: “Esto es otro problema grave. Con las playas llenas, el contagio fue terrible”.

Con información de Télam.