El Pentágono ordenó a todos los militares estadounidenses que se apliquen la vacuna contra el Covid-19. Deberán cumplir con la exigencia a partir de mediados del mes de septiembre, según informó este lunes el secretario de Defensa, Lloyd Austin, con el respaldo del presidente Joe Biden.

//Mirá también: Francia: encontraron asesinado a un sacerdote y sospechan del mismo hombre que incendió una catedral

Lloyd Austin, secretario de Defensa de Estados Unidos del gabinete de Joe Biden.

Debido a que la campaña de vacunación no se impuso como un requisito obligatorio, y sólo tuvo una aprobación de emergencia, hasta ahora los mandos militares no le habían exigido a las tropas la aplicación de ninguna dosis.

Ante la suba de casos con la aparición de la variante Delta, las autoridades norteamericanas comenzaron a preocuparse por la posibilidad de que se disparen los contagios en ese sector y optaron por aplicar una medida preventiva.

En un entrevista, Austin anunció que impondrá inmunización en todos los servicios de Fuerzas Armadas antes del 15 de septiembre, pero también es probable que lo haga antes, si es que las vacunas de Pfizer u otros laboratorios reciben tempranamente la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Inmediatamente, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, declaró en un comunicado oficial que apoya “firmemente” la medida del Pentágono, y sostuvo que “esas vacunas salvan vidas”.

El secretario de Defensa también informó que antes de que comience a regir la medida, los militares también vigilarían de cerca las tasas de infección, que ahora están aumentando debido a la variante delta, y el impacto que estas tasas podrían tener en nuestra preparación”.

“No dudaré en actuar antes o recomendar un rumbo diferente al presidente si siento la necesidad de hacerlo”, agregó, según comunicó la agencia de noticias AFP.

Las cifras oficiales marcaron que hasta ahora más de la mitad de los 2.5 millones de miembros de las Fuerzas Armadas se encuentran inmunizados, lo cual tranquilizó bastante a las autoridades del gobierno norteamericano, que esperan que se pueda vacunar a todas las tropas en el próximo mes.