Fueron 360.967 votos a favor de Juntos por el Cambio los que había arrojado el recuento provisorio en la elección de la Provincia de Buenos Aires. Ahora, el escrutinio definitivo acortó esa brecha en 4.434 sufragios. Una diferencia exigua entre ambos conteos que no modifica la dura realidad electoral del oficialismo y, mucho menos, empaña la elección histórica de Juntos en la provincia.

//Mirá también: Relanzamiento del “gabinete militante” de Axel Kicillof: los intendentes del GBA que le dieron la espalda al acto

La diferencia a descontar será entonces de 356.533 votos (poco más del 4%), que ya empezaron a dirimirse con el retome de la campaña en los municipios del Conurbano, la eterna clave electoral.

En la provincia de Buenos Aires, que cuenta con un padrón de 12.704.518 electores y es el más importante del país, el 37,33% de los votos en las PASO quedó para la alianza Juntos, encabezada por las listas de Diego Santilli y Facundo Manes: juntas alcanzaron un total de 3.262.253 sufragios.

La nómina del Frente de Todos, que no tuvo internas, y que estuvo encabezada por Victoria Tolosa Paz, alcanzó los 2.905.720 votos (33,25%). Estas cifras recientemente ratificadas y difundidas por la Justicia Nacional Electoral definen una diferencia de 4 puntos a descontar, o estirar, de aquí al 14 de noviembre: tan sólo seis semanas.

Tras el escrutinio definitivo, la nueva campaña

Si bien la campaña se retoma oficialmente desde el 30 de septiembre, no hubo tregua en los distritos calientes del Gran Buenos Aires. La sombra del clientelismo político asomó en General Rodríguez y en Avellaneda, donde hubo fuertes cruces entre oficialismo y oposición. Y ya aflora la convocatoria masiva de fiscales, de ambos bandos, para monitorear una elección general que se presume reñida. Y en ese aspecto, los municipios que en las PASO estuvieron cabeza a cabeza serán clave.

La Tercera Sección electoral es tradicionalmente el principal bastión peronista. Allí el oficialismo sostuvo su elección en septiembre con mayoría de victorias kirchneristas, salvo por la sorpresa que surgió en Quilmes, donde La Cámpora perdió contra el todavía vigente poder que tiene el ex intendente Martiniano Molina -figura en las listas como candidato a diputado provincial-.

Incluso en el recuento final, el espacio liderado por el cocinero amplió el margen de su victoria (en poco más de 1.000 votos) contra las huestes de la actual jefa comunal, Mayra Mendoza. No se presenta nada fácil el escenario para el ex diputada camporista.

En Lomas de Zamora, otro de los distritos fuertes de la región y tierra del nuevo jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, en el escrutinio definitivo el oficialismo recuperó casi ocho mil votos para la lista de diputados nacionales que encabeza Victoria Tolosa Paz. El primer recuento había mostrado un importante corte de boleta en favor de las listas de diputados provinciales y de concejales, pero ahora las tres quedaron en cerca de 139.000 sufragios, unos 30.000 más que los obtenidos por JxC.

La mayoría de los intendentes de Juntos por el Cambio está bien perfilado en cada uno de sus distritos.

La lista encabezada por Tolosa Paz también recuperó algo de terreno en La Matanza, donde se supone que el oficialismo debe estirar la diferencia para amortiguar posibles derrotas en distritos más parejos con la oposición. Este recuento sumó más de 11.000 votos al FdT, y profundizó del corte de boleta en contra del intendente Fernando Espinoza, quien va como candidato testimonial como primer concejal: el jefe comunal perdió más de dos mil sufragios entre ambos escrutinios y quedó 12.000 por debajo respecto de las boletas de diputados nacionales y provinciales.

Lanús es uno de los distritos más calientes de cara a noviembre. Allí hay unos escasos mil votos de diferencia entre el kirchnerismo y el oficialismo local, encabezado por el intendente Néstor Grindetti, jefe de campaña de Juntos en la Provincia. En el recuento provisorio había ganado el FdT en las tres categorías, pero en el definitivo quedó una leve ventaja para JxC entre los concejales, cuyo principal candidato será Damián Sala contra el camporista Julián Álvarez. Final abierto e incierto.

Un distrito en donde el escrutinio definitivo le trajo buenas noticias a JxC es Esteban Echeverría: allí finalmente el oficialismo liderado por Fernando Gray (enfrentado con La Cámpora) terminó con una brecha de unos cinco mil votos, cuando el resultado preliminar había establecido una distancia cercana a los ocho mil.

Escrutinio definitivo: el mapa de los municipios más calientes de cara a las elecciones generales

El escenario favorable a Juntos en la Primera Sección

En el norte del Conurbano, Juntos se alzó con los triunfos más contundentes. Una de las sorpresas ocurrió en San Martín, donde el ministro de Obras Públicas nacional e intendente en uso de licencia, Gabriel Katopodis (lo reemplaza Fernando Moreira) sufrió el traspié de la lista de concejales que encabeza su esposa, Nancy Cappelloni. Allí hay unos diez mil votos de diferencia en favor de Juntos.

Otro distrito en donde la distancia se estableció en 10 votos, que a priori aparecen difíciles de remontar, es Tigre. Allí el actor Segundo Cernadas le ganó la interna al ex diputado nacional Nicolás Massot y Juntos sacó más votos que el oficialismo de Julio Zamora, que impulsa la candidatura local de su mujer Gisela.

Ituzaingó fue otro batacazo. Juntos por el Cambio iba con tres listas a la interna, y entre todas sacaron más votos que la del oficialismo que tiene al intendente Alberto Descalzo como impulsor.

Distritos calientes con final abierto

Un bastión K que está en riesgo es Morón: la oposición, apuntalada por la figura del ex intendente Ramiro Tagliaferro (que ahora es candidato a senador provincial), se impuso al oficialismo de Nuevo Encuentro, que tiene a Lucas Ghi como jefe comunal y cuenta con el padrinazgo de Martín Sabbatella (recientemente desplazado de Acumar en el Gobierno nacional).

En Hurlingham, donde Juan Zabaleta dejó la intendencia para ser ministro de Desarrollo Social, se vio una pelea voto a voto entre el kirchnerismo y la oposición. Por muy poco ganó el FdT, en un distrito que ahora es gobernado por el camporista Damián Selci. Por ejemplo, en la elección de concejales, la diferencia para el kirchnerismo fue de apenas 38 votos respecto de Juntos (en la interna se impuso Lucas Delfino).

La tijera estuvo presente también en San Fernando, distrito que entregó otra elección muy reñida. En ese municipio del norte el escrutinio definitivo confirmó el corte de boleta contra la lista de Tolosa Paz y en favor de la liderada por María Eva Andreotti, primera candidata a concejal y hermana del intendente Juan Andreotti. Se mantuvo la diferencia de unos 5.000 votos en la compulsa local, ganada por el FdT, cuando en senadores provinciales y diputados nacionales ganó Juntos por unos 2.000 sufragios de diferencia. Un distrito para seguir de cerca en noviembre.

***Fuente: Zonales.