Después de meses de ausencia mediática y política, Florencio Randazzo reapareció en una reunión con militantes peronistas de la provincia de Buenos Aires, y lanzó declaraciones explosivas sobre el Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Argentina tiene “un Presidente sin poder político, con una gran desvalorización en relación a su palabra”, consideró el exministro de Transporte, y afirmó: “Uno no puede cambiar todos los días de opinión, porque eso genera un desprestigio generalizado de la sociedad”.

Para él, existe en el Gobierno “un loteo generalizado” que expresa “alianza electoral para tener un resultado electoral favorable”, y eso “no permite una gestión exitosa”.

Sobre Cristina Kirchner, quien en 2015 le negó la posibilidad de competir en la interna con Daniel Scioli para definir al candidato presidencial, dijo: “Hay un sistema político armado en función de los intereses de una familia, por eso Alberto Fernández es presidente y por eso en la provincia de Buenos Aires tenemos un gobernador (Axel Kicillof) que no tiene ninguna historia en la provincia de Buenos Aires”.

Sobre el futuro político de Argentina, Randazzo dijo que apuesta por “una tercera vía” que represente a la parte de la sociedad que está “desencantada con el macrismo y desilusionada con este gobierno”, al que calificó como “un gobierno viejo a un año y meses de gestión”.

“Seguramente se genera la posibilidad de una tercera vía, me parece que eso es un gran desafío que tenemos por delante como militantes si podemos lograr romper esa polarización que tanto daño nos ha hecho, que viene hace tantos años y terminó siendo funcional a los intereses de algunos dirigentes”, indicó.

Para Randazzo, “ahí está la clave y la inteligencia radica en ver cómo nos transformamos como un gran espacio político en una alternativa de poder que pueda resolverle la vida a la gente, no hay que perder de vista cuál es el objetivo de la política”.

“En ese desafío tenemos que ser inteligentes para no solamente convocar a los sectores del peronismo, a otras fuerzas políticas, sectores sociales, del mundo del trabajo, que nos acompañen con una convicción: si seguimos haciendo lo mismo que en los últimos 50 años, el resultado va a ser el mismo”, cerró.