Un hombre de Glew, que fue sorprendido por ladrones cuando llegaba a su casa, tuvo que rogarle a los delincuentes que dejaran bajar a su hijo de siete años antes de robarle su camioneta. Ocurrió el viernes a la noche.

//Mirá también: Una mujer de 93 años entregó 4,5 millones de pesos porque le dijeron que se venía un “corralito”

El robo se dio cuando el hombre llegaba a su casa de la calle Bigatti, en el barrio Almafuerte. En las cámaras quedó registrado el momento en que tres delincuentes encapuchados bajan de un Focus beige y, armados, reducen al conductor y toman su lugar en el vehículo.

Pero la desesperación de la víctima llegó cuando advirtió que los ladrones podrían llevarse la camioneta con su hijo adentro, que estaba sentado en el asiento trasero.

“Fue admirable lo del gordito, cualquier otro nene se hubiera bajado llorando o gritando”, dijo este lunes Martín, hijo de la víctima. “Podría haber pasado cualquier cosa”, sumó.

En las imágenes se ve al niño caminar tranquilamente desde el vehículo hasta su casa. Mientras, los delincuentes forcejearon con el dueño del vehículo, que no arrancaba. Finalmente, el hombre logró zafarse y refugiarse en el domicilio.

“Mi hermanito sigue en estado de shock”, agregó Martín, y contó que el menor no puede dormir a la noche y repite constantemente que los ladrones van a volver. “Está asustadísimo porque vio cómo le apuntaban a mi papá”, dijo.

Finalmente uno de los asaltantes volvió sobre sus pasos y se subió nuevamente a la camioneta para hacer un último intento por arrancarla, pero tampoco pudo y terminó huyendo solo y a pie. Sus cómplices escaparon en el mismo auto en el que habían llegado, que también era robado.

Estoy indignado, no es el primer hecho de inseguridad en la zona”, destacó el joven e hizo hincapié después en que el vehículo de los delincuentes ya había sido reportado hace dos semanas y, pese a esto, siguen robando en el barrio.