La pandemia sacudió fuertemente a diferentes sectores del país. Pero, sin dudas, dos de las industrias más golpeadas fueron la hotelera y la gastronómica. Es que más de 11.800 empresas del rubro se vieron obligadas a cerrar desde marzo de 2020.

//Mirá también: Cursar el primer año de facultad en tiempos de pandemia: la vivencia de estudiantes cordobeses

Tal como indicó la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), de la cual forman parte 50 mil establecimientos que pertenecen al sector, este número implica que 175 mil familias se quedaron sin su fuente de trabajo.

De esta manera, la industria hotelera afronta su peor crisis en la historia y retrocedió 40 años, a tal punto que las cifras se asemejan a las de 1980.

Claro que el cierre de fronteras, dada la situación sanitaria, también incide en la situación de los hoteles.

Según se dio a conocer, ingresan al país un 88% menos de turistas que en 2020. Y, con respecto al 2019, año en el que todavía no se hablaba de la pandemia por coronavirus, la llegada de personas del extranjero disminuyó un 95%.

//Mirá también: Para Schiaretti “estamos atravesando un difícil momento con la pandemia de coronavirus”

“Nuestra realidad hoy es peor que el escenario más pesimista que proyectábamos. Ya desaparecieron 11.800 empresas, 3.800 más que en 2020, año en que cerraron sus puertas 8.000 establecimientos. En nuestro sector se perdieron 175.000 puestos de trabajo. Pero, además, con las nuevas restricciones que impiden el trabajo en la mayoría de nuestras PyMEs, lamentablemente, la situación que ya es crítica empeorará aún más. No hay empresa que resista sin posibilidades de trabajar”, indicó la presidente de FEHGRA, Graciela Fresno.

El informe de la federación también señaló que las próximas medidas que tome el gobierno con respecto a la industria pueden ser cruciales.

Con respecto a la industria gastronómica, la actividad se desplomó un 39% en los últimos dos años. Además, en febrero de 2021 se perdieron 60 mil puestos de trabajo.

“Durante 2020, en comparación con 2019, el sector alojamiento tuvo una caída de 68%, mientras que la merma de la Gastronomía fue del 44%. Los números del INDEC muestran claramente que se trata de los sectores más afectados, ya que la caída de la actividad de otros sectores es mucho menor: Construcción bajó 23%, Industria Manufacturera 8%, Agricultura y Ganadería 7% y Comercio 5%”, señaló el reporte.

El sector gastronómico es uno de los más golpeados.

A pesar de que desde el Ministerio de Producción aseguran que otorgaron créditos “para seguir acompañando a uno de los sectores más afectados por la pandemia”, Fresno, por su parte, pide más asistencia ya que el nivel de la crisis en la industria crece a pasos agigantados.

En este sentido, señala: “Agradecemos el apoyo del Gobierno Nacional, que implementó el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) y dispuso una línea de crédito específica para nuestro sector, pero nuestra situación es de extrema gravedad, de magnitudes históricas y muchísimo peor que en el resto de la economía. Necesitamos apoyos en sintonía con la dimensión de las pérdidas”.