En relación a las protestas ocurridas este viernes en la provincia de Formosa, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sostuvo que “no puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales”.

“Querido hermano: En nombre de los obispos de Argentina, queremos hacerte llegar nuestro mensaje de cercanía fraterna y de solidaridad con la situación que está viviendo el pueblo de Formosa. Compartimos tu preocupación de Pastor de esa querida provincia”, comienza la carta enviada por la comisión que encabeza el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, en una carta enviada anoche al obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego.

Si bien los obispos señalan en el comunicado que “es preciso adoptar todas las medidas sanitarias que sean necesarias para combatir el Covid-19, dentro de la razonabilidad y conforme al contexto de su circulación”, también consideran que “de ninguna manera puede aceptarse el ejercicio de cualquier forma de represión violenta contra ciudadanos que reclaman por la plena vigencia de sus derechos humanos y sociales”.

“Seguramente no faltarán caminos para que la Iglesia junto a otros sectores de la sociedad impulsen el diálogo y la amistad social que alejen definitivamente cualquier forma de prepotencia personal o institucional, propias de otros tiempos trágicos de nuestra Patria”, indica el texto.

Finalmente, desde la CEA agregan: “Unidos a vos, a tu presbiterio y comunidades, rezamos para que cese la violencia. En las manos de la Virgen del Carmen, ponemos esta súplica a Cristo, Señor de la Historia”.

Además de Ojea firman la carta los restantes integrantes de la comisión ejecutiva del Episcopado: cardenal Mario Poli, Arzobispo de Buenos Aires, y Vicepresidente 1°; monseñor Marcelo Colombo, Arzobispo de Mendoza y Vicepresidente 2°; y monseñor Carlos Malfa, Obispo de Chascomús y secretario general de la CEA.

Represión en Formosa: al menos 93 detenidos tras las protestas contra el Gobierno de Insfrán

Fuentes provinciales de Formosa confirmaron que al menos 93 personas fueron detenidas, entre ellas menores, tras la fuerte represión policial contra los manifestantes que este viernes salieron a las calles para protestar contra las medidas del gobernador Gildo Insfrán, quien horas antes había decretado el regreso a la Fase 1 de cuarentena por el Covid-19.

Represión policial en Formosa en contra de manifestantes tras la vuelta a Fase 1

En tanto, las autoridades confirmaron que un oficial se encuentra en grave estado, debido a un traumatismo de cráneo provocado por el impacto de un proyectil.

Críticas de la oposición

A través de un comunicado, el interbloque de senadores de Juntos por el Cambio exigió que el Gobierno nacional accione de inmediato para garantizar de manera urgente “los derechos fundamentales vulnerados”.

“No podemos permitir connivencia ni complicidad con aquellos gobiernos que han hecho uso y abuso del poder en el marco de la pandemia”, sostiene el comunicado de la oposición, titulado “Los derechos humanos no tienen color político”.

Con información de Télam.