Tras el anuncio del presidente Alberto Fernández sobre la suspensión de las clases presenciales en el AMBA, la oposición apuntó contra el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien había afirmado que se iba a priorizar la presencialidad en las aulas.

//Mirá también: Una por una, cuáles son las medidas restrictivas que anunció Alberto Fernández

Es que el funcionario también había expresado que “la evidencia demuestra que (las escuelas) son espacios seguros”.

Mario Negri, presidente del Interbloque Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados, fue uno de los que salió al cruce: “El ministro de Educación sostuvo a las 17 hs que la presencialidad en las escuelas se basa en protocolos estrictos. A las 21 hs, el Presidente suspendió las clases presenciales en AMBA. La improvisación es la marca de un gobierno que ya no tiene más crédito social #aulasabiertas”.

Alfredo Cornejo (UCR), exgobernador de Mendoza y diputado nacional, también se mostró crítico: “El presidente @alferdez anuncia que cierran las escuelas otra vez. Su ministro @trottanico hace horas negaba la suspensión de las clases. Un gobierno de improvisados, sin brújula y sin diálogo entre ellos”.

//Mirá también: Cacerolazos en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires y en Olivos tras los anuncios

En tanto, otro de los que cuestionó a Trotta fue Cristian Ritondo, diputado nacional y presidente del bloque PRO. “¿Qué pasó? ¿Cómo cambió de opinión tan rápido? 10 horas pasaron de esto y ahora los chicos no tienen clases. La improvisación constante de este gobierno es la razón por la cual hoy estamos como estamos. La educación no se negocia, las escuelas tienen que estar abiertas”, escribió en Twitter.

“Las restricciones no pueden empezar por la escuela. No lo digo yo, lo dijo HOY el Ministro Trotta”, expresó Inés Gorbea, diputada de la Ciudad y presidenta del Bloque UCR Evolución.

Además, Maxi Ferraro, diputado nacional porteño y presidente Coalición Cívica ARI, expresó: “Inadmisible e irracional que vuelvan a cerrar las escuelas.. Quedó demostrado que son el lugar más seguro que podemos ofrecerle a estudiantes, docentes y familias. En vez de privilegiar la presencialidad y el bien común ceden la política educativa a sectores corporativos”.

Cabe destacar que Trotta había dicho que “si tiene que haber una disminución de la presencialidad para reducir la circulación de personas, no debería implicar la suspensión absoluta de las clases en las aulas como primera medida. No podemos comenzar las restricciones cerrando las escuelas”.