El alcalde de Moscú decretó este miércoles once días de vacaciones retribuidas y el cierre de los servicios no esenciales del 28 de octubre al 7 de noviembre para frenar el avance del Coronavirus, que lleva más de tres semanas marcando récord de contagios y muertes.

///Mirá también: Nueva variante de COVID: qué se sabe de la AY.4.2 que acecha al Reino Unido

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, anunció la medida en su blog y dijo que durante ese periodo sólo estarán abiertos los servicios esenciales, como las farmacias, las tiendas de alimentación y los de venta de otros bienes de primera necesidad. La atención médica general y los servicios de urgencia también funcionarán.

Los servicios no esenciales cerrarán del 28 de octubre al 7 de noviembre por la suba de casos de Covid-19.

”Se detiene el trabajo de las empresas y organizaciones en el ámbito del comercio, los servicios, la gastronomía, el deporte, la cultura, el ocio, los cines y otras”, señaló Sobianin.

Cabe destacar que se trata de las primeras restricciones en el país desde hace mucho tiempo, ya que el Gobierno apostaba a la reactivación económica después de un fuerte plan de vacunación, aunque más de la mitad de los rusos no planean vacunarse y las autoridades lo achacan como una de las causas de la propagación del virus.

Delivery, teatros y museos sí, escuelas no

Sin embargo, los restaurantes y las cafeterías podrán ofrecer comida para llevar o a domicilio. En cambio, los eventos masivos o espectáculos estarán prohibidos durante estas vacaciones obligatorias, pero podrán contar con una autorización del organismo ruso encargado de la protección del consumidor.

Dos ancianas que usan mascarillas para protegerse contra el coronavirus hablan entre sí en un árbol de la Plaza Roja, en Moscú. (AP)

Los teatros y museos continuarán trabajando, pero con la limitación del 50% del aforo, mientras que los visitantes de estas deberán tener un código QR que confirme la vacunación y usar mascarillas. El QR se volverá obligatorio a partir del día 8 de noviembre para cualquier actividad cultural, deportiva o espectáculo al que acudan más de 500 personas.

Los alumnos de las escuelas tendrán vacaciones durante estos once días de parate y los estudiantes universitarios solo podrán continuar sus estudios a distancia.

La decisión de las vacaciones forzosas

En medio de un aumento en infecciones y muertes, la número dos del Gobierno, Tatyana Golikova, sugirió introducir un período no laborable de una semana a partir del 30 de octubre -que incluye un feriado público extendido- al 7 de noviembre, y en algunas regiones ya a partir del 23 de octubre, aunque esta opción no se traduce automáticamente en una nueva cuarentena.

El primer ministro Mijail Mishustin definió a las nuevas restricciones propuestas, que serán sometidas a la valoración del presidente Vladimir Putin, como “difíciles” pero “necesarias”, reportó la prensa rusa.

Hasta ahora, el Kremlin descartó un nuevo bloqueo a nivel nacional como el que se produjo al principio de la pandemia que asestó un duro golpe a la economía y minó la popularidad de Putin.

Qué pasará luego de los once días

Aunque todavía no se alcanzan los niveles máximos de más de 9.000 casos de Coronavirus que se registraron en junio de este 2021, el alcalde constató que “la situación en Moscú se desarrolla según el peor de los escenarios”. ”En los próximos días alcanzaremos los máximos históricos de contagios de covid-19″, marcó, después de que en las últimas 24 horas se detectasen 7.897 nuevos casos.

Además, Sobianin anunció que, después de las vacaciones forzosas, se bloquearán las tarjetas de transporte social de las personas mayores de 60 años y quienes padezcan de enfermedades crónicas para limitar los desplazamientos. Empero, apuntó que aquellos que estén vacunados podrán desbloquear sus tarjetas después de ser inoculados con al menos la primera dosis de una vacuna anticovid.

Previamente el alcalde anunció la vuelta al teletrabajo de al menos el 30% de los trabajadores no vacunados contra el coronavirus y de los que no han pasado la enfermedad, y el autoaislamiento de los mayores de 60 años hasta febrero próximo.