El déficit fiscal primario del Sector Público Nacional (SPN) cayó un 40,3% anual en marzo y se ubicó en los 74.466 millones de pesos, lo que fue cubierto por el Gobierno con colocaciones de deuda en pesos y emisión de moneda por parte del Banco Central.

//Mirá también: FMI: la fecha del acuerdo depende del Gobierno

También cayó 29,6% el rojo financiero, hasta los 117.061 millones de pesos. El pago de intereses, neto de intra-sector público, fue de 42.595 millones de pesos; esto responde a la reestructuración de deuda registrada el año pasado.

La baja del rojo primario respondió en tanto a que en marzo de 2021 no hubo un confinamiento total durante doce días en el país como el que rigió en el mismo mes de 2020. Y también a que la economía está navegando por encima del nivel de un año atrás.

Al dar a conocer los datos, el ministerio de Economía celebró que el primer trimestre arrojó un resultado financiero deficitario en 184.408 millones de pesos (-0,5% del PBI), el más bajo de los últimos seis años.

En el periodo de referencia, los ingresos totales del Sector Público Nacional ascendieron a 560.576 millones de pesos, con un alza del 64,1%, unos veintidós puntos porcentuales por encima de la inflación del mismo lapso.

Detalles

Los ingresos tributarios crecieron 98% anual. Hubo dos factores que explican su aceleración: en primer lugar, la baja base de comparación por el impacto negativo del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en la recaudación 2020; por otra parte, la contribución de los tributos del comercio exterior asociados a la actividad económica en 2021.

Economía dijo que el ASPO afectó la base de comparación tanto de los recursos como de los gastos. Por ello, resulta adecuado comparar la evolución de los ingresos tributarios respecto a los días previos a su entrada en vigencia.

En los primeros 14 días hábiles de marzo 2021, los ingresos tributarios del SPN crecían 48,1% anual, suba que representa un 3,8% anual en términos reales.

El impulso de los términos de intercambio se ve reforzado por los ingresos derivados de las mayores compras externas que responden a la actividad económica.

En marzo, el crecimiento de derechos de exportación fue de154,4% anual en tanto que los derechos de importación y tasa estadística crecieron +114% anual.

Los denominados aportes y contribuciones a la seguridad social aumentaron 34,5% anual, exhibiendo la mayor suba nominal en doce meses meses, pero ubicándose aún por debajo de la inflación del período, lo que da cuenta de que la recesión continúa.

En Economía ven la mitad del vaso lleno: se acumularon tres meses consecutivos de aceleración, dando cuenta de una recuperación gradual de los salarios y el empleo, señaló la cartera que conduce Martín Guzmán.

//Mirá también: Martín Guzmán: “Hoy la economía no podría soportar un cierre total”

E indicaron que no debe soslayarse el impacto de la reducción de alícuotas de contribuciones patronales para el sector de la Salud; si se computa la pérdida de ingreso estimada correspondiente a la medida, se registrarían más de 2 puntos adicionales al crecimiento (37% anual).

En lo relativo a los recursos de capital, la caída se explica por lo dispuesto en la Ley N° 27.574, que estipula la suspensión del financiamiento a la ANSES por parte del FGS para hacer frente a las erogaciones del programa de Reparación Histórica.

El gasto

Previo al análisis de las erogaciones, Economía dijo que corresponde realizar una aclaración. Las medidas de asistencia y contención de las familias y empresas asociadas a la administración de la pandemia (gasto COVID) implicaron pagos extraordinarios en marzo del 2020 que aumentan la base de comparación. Esto puede conducir a interpretaciones inexactas sobre el sendero real del gasto 2021. Por consiguiente, se calcula para los grandes conceptos las variaciones porcentuales descontando este efecto.

Con esa salvedad, el gasto corriente registró una suba de 29,8% anual, que asciende a alrededor de 44,3% anual si se excluye el gasto generado por el Covid-19 de la base de comparación de 2020.

Los pagos de intereses crecieron en unos 1.019 millones de pesos respecto a igual mes de 2020 (+2,4%), como resultado de la reestructuración de deuda; en ausencia del acuerdo alcanzado con los bonistas, el incremento se hubiese situado en torno a los 24.000 millones de pesos.

Las transferencias corrientes se incrementaron en unos $53.328 millones (+29,6% anual y +69,3% neto de gastos Covid-19 en 2020). Aquéllas con destino al sector privado subieron $60.695 millones.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.