La Prefectura Naval Argentina desbarató este domingo una fiesta clandestina que se desarrollaba a bordo de un yate en el Río de la Plata, a la altura del partido bonaerense de San Isidro.

En la fiesta participaban al menos 14 personas y no se respetaba el distanciamiento social establecido por la pandemia de coronavirus ni se utilizaban tapabocas. Además, la embarcación tenía vencidos los elementos de seguridad para la navegación.

“El operativo comenzó cuando, a la altura del Arroyo Anguila, los efectivos de la Autoridad Marítima Argentina observaron un grupo de embarcaciones -con una importante cantidad de personas a bordo-, las cuales rodeaban a un yate, e incumplían el distanciamiento social dispuesto por la normativa sanitaria preventiva actual”, informaron desde Prefectura.

La fiesta fue detectada a partir de los patrullajes que realiza la fuerza en el marco del Operativo “Verano Seguro” dispuesto por el Ministerio de Seguridad de la Nación. Al lugar acudieron los guardacostas, botes semirrígidos y motos de agua, con personal especializado que patrulla el Delta del Paraná en tareas de prevención durante los fines de semana.

La causa quedó a cargo de la jueza Sandra Arroyo Salgado, que tuvo que autorizar a la Prefectura a abordar el buque ya que los participantes de la fiesta se negaban a colaborar.

Allí se comprobó que, además de no respetar la capacidad máxima permitida, el yate tenía la matrícula y los extintores vencidos, y tampoco poseía bengalas a bordo.

Con información de Télam.