El juez federal Daniel Rafecas, candidato del Gobierno a ser el próximo Procurador General de la Nación, ratificó este lunes que declinará en la postulación si en la modificación de la ley de Ministerio Público Fiscal que impulsa el kirchnerismo se reduce la mayoría necesaria en el Senado para nombrarlo en el cargo.

//Mirá también: El Gobierno avanza en Diputados para elegir procurador propio en el Ministerio Público Fiscal

El pasado 27 de noviembre el Senado cumplió con la voluntad política del kirchnerismo más duro: le dio media sanción al proyecto de modificación de la ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal (MPF) para que sea más fácil designar a su conductor, el procurador general de la Nación.

Esa iniciativa, que comienza su camino mañana en comisiones de Diputados, elimina los dos tercios requeridos por la actual ley e instaura la mayoría absoluta. Desde noviembre, el oficialismo no pudo lograr reunir los votos necesarios para convalidar el proyecto, pero ahora podría estar cerca de conseguirlo.

Este lunes, Rafecas escribió un mensaje en su cuenta de la red social Instagram. El 17 de diciembre de 2019 había sido propuesto por el presidente Alberto Fernández para cubrir el cargo vacante de Procurador General de la Nación. Actualmente, lo ejerce en forma interina Eduardo Casal, designado por el ex presidente Mauricio Macri.

Daniel Rafecas envió un mensaje a través de Instagram. (Instagram: @rafecasdaniel)(Instagram: @rafecasdaniel)

A comienzos de marzo de 2020, con 650 apoyos, el pliego de Rafecas llegó a la Comisión de Acuerdos del Senado. Mientras tanto, por iniciativa del kirchnerismo, en ese tiempo avanzó un proyecto de ley tendiente a reformar el Ministerio Público Fiscal.

El juez federal y candidato dijo que no fue llamado a dar su parecer sobre su contenido ni por quienes lo impulsaron en el Senado ni en las audiencias en Diputados, así como tampoco por el Ministro de Justicia.

//Mirá también: Alberto Fernández: “No será difícil ponerse de acuerdo con el FMI, el problema es cómo”

Por eso, optó por dejar asentada públicamente su postura: “Más allá de que el cargo sea vitalicio o temporario, es indispensable que el Procurador General de la Nación tenga el consenso político suficiente para ejercer un cargo de tanta relevancia institucional, para lidiar con la Corte Suprema de Justicia de la Nación y para encarar reformas estructurales a nivel federal”.

“Ese consenso recién se pone en juego en la audiencia pública, a la que todos los candidatos anteriores accedieron (con distinta suerte), y que no se cumplió en mi caso. De haberse concretado esa audiencia en el Senado, estoy seguro que ese consenso hubiese sido alcanzado”, lamentó Rafecas.

Por último, reafirmó lo que sostuvo públicamente meses atrás: “Si a mitad del proceso para mi designación, se reduce por ley la mayoría necesaria en el Senado para nombrar al Procurador, eso será para mí un límite ético insuperable, que me hará imposible seguir adelante con la postulación. Respeto otras posturas, pero esta es mi convicción, ética y jurídica”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.