Para el exdirector de Estadísticas Económicas del Indec y actual titular del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE), Víctor Beker, hay un riesgo de escalada inflacionaria en lo que resta del año y el gobierno parece estar en una trampa de la que no es sencillo salir.

Para Beker, ni Martín Guzmán ni Miguel Pesce tienen hoy un “plan de ataque a la inflación”. Por ello, estimó, hay distintos factores que irán alimentando el recalentamiento de precios a lo largo de todo el 2021.

//Mirá también: El margen de maniobra de Alberto: $800.000 millones y la mirada del Fondo

Entre esos factores está el descongelamiento de los precios relativos para que la inversión en sectores clave no comience a desmoronarse. Y se suma el alza aumento del precio internacional de los commodities que “el Gobierno quiere neutralizar vía atraso cambiario”.

Asimismo, de cuán grande, virulenta y mortífera sea la segunda ola de Covid-19, dependerá el nivel del confinamiento que ordenará el Gobierno, lo cual podría exigir una mayor ayuda social vía IFE o ATP, o medidas equivalentes.

Según especialistas, hay un riesgo de salto inflacionario a un nivel superior al 50% anual

Eso, según Beker, generaría un mayor déficit fiscal que el proyectado para 2021, calculado suponiendo a gran parte de la población vacunada y, por ende, sin necesidad de una nueva cuarentena que obligue a nuevos subsidios multimillonarios.

Un análisis del CENE indica que un mayor déficit obligaría a más emisión monetaria que, por ahora, viene a un ritmo del 31% anual. Aunque, los propios pagos de intereses que abona el Central por las Leliqs y Pases pasivos ya están presionando ese ritmo

“En efecto, el total de Leliqs y pases pasivos ya supera los 3 billones de pesos, es decir que son mayores que la propia base monetaria. Ello requiere unos 80.000 millones mensuales por pago de intereses”, advirtió Beker. Por eso, para este economista, ya no se trata de saber si la inflación anual alcanzará al 29% plasmado por Guzmán en el Presupuesto, sino si se podrá evitar que vuelva a un nivel cercano al 53,8% registrado en 2019.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires