Como ya había dicho anteriormente, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, insistió con que hace falta un cierre más estricto para contener el avance de la segunda ola de contagios de COVID. “Que no haya ni transporte público”, propuso.

//Mirá también: Sergio Berni pidió “tres semanas de verdadera cuarentena” y tildó de irresponsable a la oposición

“No hay dudas de que tenemos que ir a una cuarentena de verdad. Cuarentena, con día de inicio y final y que todo esté cerrado. Y todo es todo”, lanzó Berni en LN+.

En comparación a las medidas de 2020, cuando apenas sobrevino la pandemia en Argentina, Berni consideró que actualmente las restricciones deberían ser “peor que en marzo pasado”. “Que estén abiertos los servicios de salud, los de seguridad, los supermercados y nada más. Ni transporte público”, opinó.

El país no tiene más margen”, añadió, en línea con el pensamiento y las declaraciones de su jefe, el gobernador Axel Kicillof.

//Mirá también: Axel Kicillof afirmó que la suba de casos “no es una ola sino un tsunami”

La parte económica se resuelve. La muerte, no”, agregó Berni en referencia a la discutida dualidad, y aseguró que “el Gobierno tiene herramientas para bancar un parate”, pero aclaró: “de máximo tres semanas”.

Récord de muertes

Berni habló poco después de que se conociera, el jueves, que Argentina había alcanzado un nuevo récord de muertes en 24 horas: 537. Y su posición no fue optimista: “No hay razón para pensar que en los próximos días podamos estar mejor”.

Hace rato que la situación es preocupante. ¿Por qué esperar otro número? La circulación viral está potenciada”, añadió.

“No es solo una segunda ola, sino los coletazos de la primera ola y otra que viene con variantes Manaos y RU con velocidad de circulación más grande”, sumó el ministro.

La hermana de Berni

El ministro contó un caso cercano para ilustrar su posición: “El sistema de salud está colapsado. Mi hermana tiene una de las obras sociales más caras, contrajo coronavirus y está internada en Zárate”, dijo.

“En el sistema privado de la Ciudad, usted tiene una obra social como en el caso de mi hermana y tiene que ir a una cama en Moreno. Esas clínicas de reserva de la Provincia ahora están ocupadas por el sistema privado”, agregó.

También aprovechó el momento para oponerse al pedido de algunas organizaciones de derechos humanos de vacunar contra el COVID a los presos. “Hay gente mucho más prioritaria. La Policía, los cadetes de esa fuerza. Todos los días tengo un 20% menos de policías en las calles, entre COVID, contacto estrecho...”, advirtió.