Luego de que se cumpliera el plazo de la conciliación obligatoria fijada por el Ministerio de Trabajo de la Nación y tras fracasar el acuerdo en la negociación por un aumento salarial, los trabajadores de la Salud realizaron este viernes un paro nacional de actividades.

Los trabajadores se movilizaron en distintas ciudades del país en demanda de un inmediato incremento salarial paritario del 45 por ciento, a la vez que reclamaron “la inmediata intervención del Gobierno nacional para hallar soluciones” al conflicto.

El paro fue por cuatro horas por turno en clínicas, sanatorios, hospitales privados, geriátricos y servicios de emergencia. La medida de fuerza obligó a reprogramar los turnos no urgentes.

Los gremios estatales y de salud protagonizaron un paro y movilización (Pedro Castillo/ archivo)

Por el lado de los trabajadores, la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa) exige a las cámaras empresarias un aumento del 45%, mientras las empresas de la Federación Argentina de Prestadores de Salud, argumenta que sus socios no pueden dar respuesta al aumento requerido hasta tanto el Gobierno actualizan aranceles y cuotas de la medicina privada.

“Paramos y reafirmamos que sin salario no habrá salud porque no resignaremos nuestro salario”, confirmó ATSA Buenos Aires por las redes sociales.

Los trabajadores del sector asistencial de la sanidad realizaron cortes simultáneos en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires durante 10 minutos, que por la mañana comenzaron a las 11, 12 y 13; por la tarde a las 15 y 16 y continuaron a las 17 y, por la noche, a las 22 y 23, sostuvo Daer en un comunicado de prensa.

Cabe recordar que el pasado miércoles, los trabajadores de Sanidad marcharon para manifestar sus reclamos frente al Sanatorio Güemes, donde delegados sindicales y trabajadores encabezaron las columnas sobre la avenida Córdoba. Entre los manifestantes estuvo presente Héctor Daer, titular de ATSA y secretario general de la CGT, afín al presidente Alberto Fernández.

“Hicimos marchas lunes, martes y miércoles. Pedimos por un salario digno y los empresarios aducen cuestiones de financiamiento. Lo fundamental es recomponer el salario de 270 mil trabajadores en todo el país“, sostuvo Daer.

Héctor Daer (DyN / Archivo)

// Mirá también: Variante Delta en Argentina: ya son 29 los casos confirmados, todos relacionados con viajeros

La pelea entre el Gobierno y la salud privada

La postura del Gobierno ante las obras sociales y medicina privada suman tensión al conflicto, luego de que el Ejecutivo frene los aumentos a las clínicas de prepagas, el último incremento lo tuvo que autorizar la Justicia.

La vicepresidenta, Cristina Kirchner, manifestó su idea de “integrar” las prepagas, con los hospitales públicos y las obras sociales. Mientras, El dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, denunció que el Gobierno “desfinancia” a las clínicas privadas para tratar de hacerlas quebrar.