Con 165 mil empleos formales menos que antes de la pandemia, el Gobierno ha puesto el foco en la recuperación del mercado de trabajo para lo que resta del mandato de Alberto Fernández y el éxito que pueda obtener dependerá en gran medida de las vicisitudes del coronavirus y su impacto en la recuperación económica.

// Mirá también: Matías Kulfas: “El cálculo de recuperación del 7% tal vez quede un poquito corto”

El Estado nacional desembolsó 10.400 millones de pesos para pagarles parte del sueldo de junio a 557.000 trabajadores de más de 32.000 empresas. Y recientemente lanzó el programa “Te Sumo” con el que cubrirá entre el 53% y el 70% del salario inicial de convenio de un nuevo trabajador (de 18 a 24 años) por doce meses en pymes.

En diálogo con este medio, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo que “siempre el foco estuvo puesto en cuidar el empleo” y mencionó que por eso se establecieron programas como el ATP y el Repro, para ayudar a las empresas a pagar salarios, se prohibieron los despidos injustificados, entre otras medidas.

Un escenario complejo

Ahora, el punto de partida para recuperar empleos es dramático. Entre el desembarco de la pandemia en el país en marzo de 2020 y agosto de ese mismo año, cuando se marcó el piso del mercado de trabajo, se habían perdido 296.859 empleos formales registrados, de acuerdo a los datos del ministerio de Trabajo.

Agosto fue el piso del empleo privado en la pandemia, con 5.769.426 puestos privados registrados. Desde entonces se crearon 139.578 empleos (125.625 asalariados y 13.953 nuevos monotributistas).

Datos actualizados hasta abril indican que había en el país 8.755.165 empleos formales, contabilizando asalariados, monotributistas, autónomos, trabajadores de casas particulares y monotributistas sociales. Para volver a los niveles prepandemia faltan recuperar todavía 165.694 puestos formales.

Los datos de desocupación del Indec muestran que antes de la pandemia había 12.045.000 personas ocupadas en los 31 principales aglomerados urbanos de la Argentina. Tras el desembarco del coronavirus, se bajó a 9.546.000. Y en el arranque de 2021, se llegó a 11.982.000. De los 2,5 millones de empleos que se habían perdido, faltarían recuperar unos 63.000.

El dato del Indec es diferente al del ministerio de Trabajo porque en la Encuesta Permanente de Hogares se tienen en cuenta los empleos informales y se focaliza sobre 31 aglomerados urbanos. Los números de la cartera son de todo el país, pero contabilizan sólo los puestos de trabajo registrados.

El nuevo programa de incentivos

Con el nuevo programa, el Gobierno busca la creación de unos 50.000 nuevos empleos. Y le apunta a los jóvenes de entre 18 y 24 años, porque representan el 50% de la desocupación registrada en la Argentina.

“Te Sumo” continuará la línea de las políticas de género que impulsa el gobierno. Los beneficios para las empresas serán mayores en caso de contratar mujeres o personas no binarias. Y esto tiene una explicación concreta: el desempleo en los varones viene bajando por la reactivación de sectores como la industria y la construcción; entre las mujeres, la tasa está en aumento.

Hay rubros como el comercial, el gastronómico y el del turismo que siguen muy golpeados debido a las restricciones sanitarias aún vigentes por la pandemia. Incluso, de los 165.694 puestos formales que aún no se recuperaron, 71.527 son de hoteles y restaurantes; 23.072 están en el comercio; y 24.026 en servicios comunitarios, sociales y personales.

En este programa, el aporte del Estado por cada salario se adecuará al tamaño de la empresa: será de $18.000 en las micro, $14.000 en las pequeñas y $11.500 en las medianas. Además, dispone la reducción de las contribuciones patronales durante el primer año desde la contratación: alcanzará a un 95% del total en caso de mujeres y personas no binarias, y será del 90% para los varones.

“Estos no son planes sociales, es un plan de empleos con tres componentes: entrenamiento laboral en la pyme para unas 50.000 personas; luego, una jornada laboral tradicional de convenio con parte del salario pagado por el Estado; y una reducción de los aportes patronales”, precisó Kulfas a este medio.

En una primera etapa, la iniciativa no está relacionada con los planes sociales, pero el objetivo del Gobierno es que quienes tienen ingresos estatales por programas sociales vayan incorporándose al mercado laboral y esta podría ser una herramienta que oficie como puente.

Las pymes que quieran calificar en el programa tendrán que inscribirse en el “Portal de Empleo” recientemente creado por medio de la Resolución 152 que firmó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Luego la oficina de empleo del ministerio de Trabajo más cercana al domicilio registrado, se contactará para iniciar los trámites.

El nuevo portal es una nueva plataforma de alcance nacional, digital, pública y gratuita que busca vincular a trabajadores que se encuentren en búsqueda activa de empleo o estén interesados en mejorar sus competencias laborales con ofertas de trabajo. Esto será lanzado por Moroni el martes a las 11:30.