Un hombre encontró 62 currículums tirados a la basura en Brasil y decidió llevárselos. Luego de reacondicionarlos, los repartió a distintas empresas y finalmente le consiguió trabajo a 14 personas.

//Mirá también: En Brasil acusan de “racista” a Alberto Fernández tras su polémica frase

“Detrás de cada hoja de papel hay una vida que merece ser valorada”, dijo Carlos D’Avila, mejor conocido como Kaká. Tiene 39 años, es concejal en Porto Alegre y hace años ayuda a los ciudadanos a encontrar trabajo.

Kaká.Foto: Carlos D'avila

En conversación con Clarín, Kaká explicó: “Intento no involucrar la política con mi tareas voluntarias. Esto es algo que hago con mucho gusto. He estado desempleado por dos años y sé lo difícil que es. No se trata solo de currículums, son vidas”.

“Además de entregar currículums, trato de orientar a la gente con algunos consejos sobre cómo comportarse en una entrevista y cómo preparar un buen CV”, había contado el brasileño al portal de noticias Globo 1 el año pasado.

Hablando con el diario, Kaká detalló cómo fue el día que encontró los currículums en la basura. Según relató, se encontraba caminando por la calle cuando los divisó.

Los currículums que encontró Kaká.Foto: Carlos D'avila

“Vi varios currículums en el suelo, otros en una bolsa de basura. Entonces, junté todos, los arreglé, saqué fotocopias y las distribuí en distintos lugares. Ya contrataron a 14”, agregó, explicando que entre los empleos obtenidos hay de limpieza, telemarketing y conserjería, entre otros.

“Muchos dejaron de comer para gastar el dinero en hacer copias de sus currículums. Y, lamentablemente, terminaron en la basura. Eso es muy triste”, añadió.

La respuesta de los contratados

Un joven que fue contratado por una de las compañías a las que Kaká le dejó los CV, le envió un mensaje de Whatsapp.

//Mirá también: Copa América: el Tribunal Supremo de Brasil avaló la realización del torneo

Los currículums que encontró Kaká.Foto: Carlos D'avila

“Me hablaron para una entrevista y quedé. Ellos me dijeron que encontraste mi currículum y se los diste. No tengo palabras para agradecer, estoy llorando de la alegría”, decía el texto.

No merezco ningún trofeo por eso, simplemente hice lo que todos deberían hacer. Que sirva de inspiración a otras personas”, respondió el concejal.