Sun Yang consiguió múltiples premios y es un ídolo en su país. Es la cara de grandes marcas y a lo largo de su carrera como nadador se hizo con tres medallas de oro y once títulos mundiales. Sin embargo, no estará en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

//Mirá también: Juegos Olímpicos Tokio 2020: cómo será la Villa Olímpica

Yang quedó afuera de la competencia tras recibir una suspensión de cuatro años y tres meses del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), castigo por haber destruido a martillazos una muestra de su sangre en un control antidopaje en 2018.

La sanción comenzó el 28 de febrero de 2020 y terminará en junio de 2024, justo antes del comienzo de los Juegos de París, cuando el deportista ya habrá cumplido 32 años.

Si bien el castigo inicial fue de ocho años de suspensión, la máxima pena posible, el Tribunal Federal de Suiza, la instancia jurídica más alta del país, la anuló en diciembre último. El gran impacto y la “parcialidad de un árbitro del TAS” llevaron a realizar una nueva audiencia el mes pasado, y finalmente se confirmó la resolución definitiva: una reducción de cuatro años, sumándose tres meses por una violación precedente del reglamento antidopaje.

Imagen cuidada

Aunque fue un gran secreto, en 2014 ya había dado positivo a un estimulante (trimetazidina), pero la sanción solo se hizo pública una vez cumplido el castigo.

De cara a Tokio, la Federación China de Natación había informado que los nadadores que habían ganado títulos en los Mundiales de 2019 en Gwangju estaban automáticamente clasificados para los JJ.OO, que se realizarán del 23 de julio al 8 de agosto.

Sin embargo, no se conocía nada respecto del nivel físico y preparación de Sun Yang, que en el Mundial referido había Logrado títulos de 200 m y 400 m libres.

Sun Yang (Foto: TN)

El campeón es hijo único de una familia de deportistas, y se dio a conocer internacionalmente en los Mundiales de 2011 en Shanghái, cuando con 19 años pulverizó el récord del mundo de los 1500 m libres, que después mejoró y sigue siendo el plusmarquista de la distancia, así como de los 800 m.

La polémica

En Río 2016, su participación encendió la polémica y tuvo que enfrentarse a la hostilidad de sus rivales: el australiano Mark Horton lo calificó de “dopado” antes de arrebatarle el título en los 400 m libres.

En la ocasión, Yang rompió en llanto y respondió ganando los 200 m. Pero otro colega suyo, el francés Camille Lacourt, también tuvo una declaración fuerte en referencia al chino: “Sun Yang mea violeta. Asqueado de ver a gente que hace trampas en los podios”.

En septiembre de 2018, se realizó un control antidoping en su domicilio, pero Sun Yang destruyó a martillazos la muestra de sangre, argumentando que los controladores no mostraron “los documentos que acreditasen su identidad”.

//Mirá también: Juegos Olímpicos Tokio 2020: no recibirán a espectadores de fuera de Japón

Entonces, la Federación Internacional de Natación (FINA) lo defendió y lo dejó sin castigo, señalando “defectos de forma”, pero fue la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) la que apeló esta decisión ante el TAS.