Este miércoles, un niño protagonizó un simpático momento con el papa Francisco durante la Audiencia General que se celebró en el Vaticano: simplemente subió al escenario, se dirigió hacia la posición del Sumo Pontífice, caminó entre las sillas que estaban a su lado y luego trató de quitarle el solideo blanco característico del Papa.

//Mirá también: El Papa Francisco siente “vergüenza” por los abusos sexuales de miles de niños en la Iglesia francesa

Al principio Francisco se mostró algo sorprendido, pero enseguida permitió al niño permanecer sobre el estrado y lo hizo sentar a su derecha.

”Este niño tuvo la libertad de acercarse y moverse como si estuviera en casa”, contó simpáticamente el Papa.

Los 10 escalones de distancia

Tan solo eran 10 escalones los que tuvo que atravesar este niño con discapacidad para acceder al sumo pontífice que estaba dando un discurso en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Estos 10 escalones eran los que separaban a Jorge Bergoglio de los miles de fieles que estaban congregados en el lugar.

Fue instantes previos a que el Papa iniciara la catequesis dedicada a la “libertad”, que el niño subió al estrado y fue directo a verlo a él.

Luego de estar unos segundos frente al Papa y que éste intercambiara algunas palabras, el pequeño se sentó en la silla del prefecto de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza, que estaba ubicada a la derecha del Papa.

El momento en el que el niño se sentó en la silla que estaba a la derecha del Papa. (captura YouTube).

En ese momento es cuando pide el solideo del Papa. A todo esto, Francisco consideró la actitud del infante como “una lección que nos ha dado a todos”, ya que “los niños no tienen un traductor automático del corazón a la vida, el corazón va adelante. (...) Que el Señor lo ayude en su limitación y en su crecimiento”, manifestó el Papa.

Logro conseguido

Quizá no pudo llevarse justo el solideo que portaba Francisco, pero el niño se salió en parte con su cometido. Y es que después de tanto insistir, los colaboradores del Papa le entregaron un solideo blanco.

Fue allí cuando él bajó del estrado para reunirse nuevamente con su familia que estaba entre el público.

Este fue uno de los tantos momentos en el que niños y niñas de todas partes del mundo protagonizaron instantes de cercanía y simpáticos con el sumo pontífice.

Incluso, en algunas oportunidades, fue el propio Francisco quien los invitó a subirse al Papamóvil, en la Plaza de San Pedro, pero claro, esto fue previo a la pandemia de coronavirus.

Luego, el Papa supo cerrar dejando una lección a sus fieles: “Jesús nos dice que si no hacemos como los niños, no entraremos en la casa del señor”.

El mensaje del Papa tras lo sucedido con el chico: “Jesús nos dice que si no hacemos como los niños, no entraremos en la casa del señor”.

¿Qué es el solideo blanco?

El solideo, o también conocido como zucchetto, es el casquete de seda que utiliza el Papa sobre su cabeza, así como también los obispos y demás eclesiásticos.

Solo pueden quitárselo ante Dios, o sea, ante el Santísimo Sacramento, que se da durante la Misa.

Asimismo, los obispos y cardenales suelen quitárselo ante la presencia del Papa, en señal de respeto. Su forma es muy parecida al kipá, el gorro utilizado por los judíos.