Un hombre de 36 años fue encontrado asesinado de un balazo en el rostro en un descampado y se investiga si lo mataron cuando pretendía cobrar una deuda. El cuerpo fue encontrado en un terreno ubicado en calles Juan Gelly y Ciudadela, de la localidad de Virrey del Pino.

//Mirá también: Burzaco: un policía mató por la espalda a un ladrón y quedó detenido por “exceso en la legítima defensa”

Según las fuentes, tras un llamado al 911, personal del destacamento Lavorato de Virrey del Pino se trasladó hasta el descampado y constató que un hombre yacía muerto con un disparo en el rostro.

Poco después, la víctima fue identificada como Eduardo José Sánchez (36), cuyo cuerpo fue reconocido por familiares que se acercaron hasta el lugar.

Las fuentes señalaron que los parientes del hombre habían denunciado su desaparición el martes, cuando Sánchez salió de su casa, ubicada también en Virrey del Pino, aunque a unos 7 kilómetros al sur del descampado.

De acuerdo a los familiares, la víctima se movilizaba en una utilitaria Citroën Berlingo color blanco, la cual fue hallada incendiada en calles Concordia y California, unas 40 cuadras al norte de donde se encontró el cadáver.

Así apareció la camioneta del prestamista asesinado en Virrey del Pino(Web)

Por su parte, la pareja de Sánchez contó luego a los pesquisas que el hombre le dijo al salir de la casa que se dirigiría a lo de un amigo en la vecina localidad de Gregorio de Laferrere a cobrar un dinero que le había prestado y que volvería en unos cuarenta minutos para poder cenar juntos.

Al pasar una hora, la mujer comenzó a llamarlo y enviarle mensajes de Whatsapp al celular pero no obtuvo ninguna respuesta, por lo que su primera reacción fue ir a los hospitales Simplemente Evita y Paroissien de La Matanza ante la posibilidad de que hubiera tenido un accidente vial.

A su vez, la mujer aportó una detallada descripción de la ropa que vestía Sánchez al momento del salir de su casa y de unos tatuajes en su cuerpo, al tiempo que aseguró que él no tomaba ninguna medicación ni se drogaba y que sólo consumía bebidas alcohólicas de vez en cuando los fines de semana.

En tanto, una fuente judicial explicó a Télam que el hombre no está claro a quién supuestamente le fue a cobrar el dinero pero que la víctima intuía que algo malo le podía ocurrir ya que le dijo a su familia: “Si en un rato no vuelvo, preocúpense”.

El mismo pesquisa añadió que si bien se aguardan los resultados de la autopsia, a simple vista, el disparo que recibió la víctima fue a corta distancia, tipo “ejecución”.

La causa, en la que por el momento no hay ningún imputado ni detenido, quedó a cargo del fiscal Gastón Duplaa, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, quien esta tarde estaba abocado a la recepción de distintas testimoniales en busca de pistas sobre lo ocurrido.

Con información de Télam