Carla Vizzotti, ministra de Salud de la Nación, brindó una conferencia de prensa este miércoles en la que repasó los principales argumentos de la estrategia judicial del Gobierno mediante la cual intentará que la Corte Suprema de Justicia avale la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), a pesar de la oposición del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

//Mirá también: El argumento legal de la Ciudad para no acatar el fallo de la Justicia federal sobre las clases presenciales

En este sentido, la ministra Carla Vizzotti argumentó la postura de Nación sobre la presencialidad en las escuelas porteñas y subrayó: “Nosotros tenemos la convicción de que necesitamos priorizar la salud por sobre la política y la situación judicial. El mensaje para las personas que viven en la Ciudad de Buenos Aires es que la fundamentación del Gobierno nacional, en relación a las medidas que se implementaron, es priorizar la salud y poner en valor y en jerarquía el gobierno colectivo”.

Asimismo, Vizzotti indicó cuáles serán los argumentos con los que el Gobierno tratará de rechazar el reclamo que elevaron las autoridades porteñas contra el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que dispuso la suspensión de las clases presenciales hasta fines de abril, en el marco de una serie de nuevas restricciones para desacelerar el ritmo de los contagios ante la segunda ola del coronavirus.

La ministra de Salud detalló que ahora se busca fundamentar ante el máximo tribunal de Justicia “lo mismo que dice el DNU, que se está hablando de una pandemia inédita; Argentina está viviendo el peor momento de la pandemia desde que arrancó”.

Este es el momento de más riesgo porque, aunque tenemos el sistema de salud más fortalecido, aunque tenemos al equipo de salud vacunado, tenemos un aumento del número de casos que pone en riesgo al sistema de salud y tenemos circulación de variantes de preocupación que aumentan la transmisibilidad y la letalidad”, remarcó.

Vizzotti dijo que el presidente Fernández decidió cerrar las aulas ante ese escenario, y reiteró que los fundamentos se plantearon en el DNU que se firmó la semana pasada.

Colegio Ort de Belgrano Vuelta a clases durante la pandemia y cuarentena en la ciudad de Buenos Aires. Escuela jovenes ingresando. Argentina Foto Federico Lopez Claro

“Las medidas, el Gobierno nacional las fundamentó en el DNU y las va a fundamentar en donde haya que fundamentarlas para seguir cuidando la salud de la población, entendiendo que esto es algo transitorio y totalmente extraordinario”, dijo la funcionaria.

Agregó que la vocación de la Casa Rosada también es la de “llevar la mayor calma posible a la población, no entrando en confrontaciones ni en situaciones que generen más angustia, más preocupación, más confusión a la población de la Ciudad de Buenos Aires”.

Además, aclaró que “la Ciudad no es el país” y que “en la mayor cantidad de distrito de la Argentina están dictándose clases presenciales”

La definición sobre el cierre de las aulas en la Ciudad de Buenos Aires quedó en manos ahora de la Corte Suprema, porque en la víspera el gobierno de Rodríguez Larreta confirmó que no acatará el fallo del juez federal Esteban Furnari, quien ordenó que se respete el DNU presidencial.

//Mirá también: Clases: la Ciudad mantiene la presencialidad y Alberto Fernández la acusa de “desobediencia civil”

Producción de la vacuna Sputnik V en Argentina

La Sputnik V se producirá en Argentina. (DPA)

Por otra parte, Vizzotti se refirió a la confirmación que realizó la empresa farmacéutica Laboratorios Richmond Sacif respecto de la producción en la Argentina de los primeros lotes de la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V.

La ministra señaló, al respecto, que se siguen “buscando más y mejores oportunidades” para contar con más vacunas para la Argentina y sostuvo que hay “que ser prudentes” dada “la complejidad del proceso de producción” de estos fármacos.

//Mirá también: La vacuna rusa que se fabricará en Argentina se llamará Sputnik V.I.D.A.

Por estas horas, esas dosis producidas en la provincia de Buenos Aires están siendo sometidas al control de calidad por el Centro moscovita Gamaleya.

De avanzar de acuerdo con lo previsto en este acuerdo entre privados, se prevé que la fábrica argentina pueda producir cerca de 1 millón de vacunas en junio próximo y la posibilidad de escalar la producción hacia fines de diciembre.

“Estamos trabajando con todos los laboratorios para que se cumplan los contratos”, añadió.

Por la corresponsalía de Buenos Aires. Con información de Télam.