Después de las vacaciones de invierno, el debate por las clases presenciales vuelve a encenderse. Este fin de semana, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, volvió a tildar de “irresponsable” al gobierno porteño por decidir la vuelta a la presencialidad plena, lo que implica achicar el distanciamiento en las aulas.

//Mirá también: Ya hay al menos 35 positivos de la variante Delta en la Ciudad: “Tenemos una tercera ola de casos por delante”

Desde el ministerio observan esta situación “con enorme preocupación”, dijo Trotta a Radio El Destape, y agregó que “es incomprensible que se tomen decisiones por fuera de la evidencia”.

Le pedimos a la Ciudad de Buenos Aires y a la provincia de Mendoza que compartan la evidencia que tienen para volver a clases sin distanciamiento. Sino, estamos ante un hecho de irresponsabilidad de estas jurisdicciones”, sostuvo.

Mendoza 29 de julio de 2021 Sociedad Inicio de clases. Volvieron al cursado presencial en las escuelas de Mendoza, tras el receso invernal. La Escuela Vicente Zapata abrió hoy sus puertas para que rindan materias adeudadas o previas y refuerzos escolares para "Alumnos de trayectorias débiles", siguiendo el protocolo sanitario obligatorio contra Covid 19 En la foto clase de Lengua en tercer año. Foto: Orlando Pelichotti / Los AndesOrlando Pelichotti | Los Andes

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció que en el regreso a clases tras el receso invernal no se respetará el distanciamiento de un metro y medio dentro de las aulas y se considerará a todo el curso como una burbuja.

//Mirá también: Más de 4 millones de alumnos de toda la provincia de Buenos Aires vuelven a clases presenciales

Trotta agregó que a estos cambios en los protocolos sanitarios por parte de la Ciudad se suma el hecho de que “hay sospecha de que ya hay circulación comunitaria de la variante Delta en la Ciudad”, algo que, sin embargo, fue desmentido este lunes por el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

“Nosotros consultamos a los especialistas sobre si se podían modificar los protocolos y nos dijeron que había que sostener la ventilación cruzada, el uso de tapabocas y el distanciamiento”, manifestó el titular de la cartera educativa.

Asimismo, recordó que, para medir el regreso a la presencialidad, se establecieron “indicadores objetivos” y dijo que este regreso fue posible “porque la tasa de incidencia es menor a 500 casos cada 100.000 habitantes y porque hay una ocupación inferior al 80% en las camas de cuidados intensivos”.