La gran mayoría de los azuleños escuchó hablar o visitó Boca de las Sierras, sin embargo son pocos los que lo conocen su verdadero potencial. Gran parte de los visitantes suelen recorrer la Ruta Provincial 80, visitan el parador, el Monasterio Los Trapenses o llegan hasta Pablo Acosta. Lo que muchos no saben es que esa zona alberga un dique y varios cerros que poco tienen que envidiarle a la vecina ciudad de Tandil.

El Estado Nacional posee más de 4.000 hectáreas en el partido de Azul, de las cuales 541 fueron declaradas Reserva Natural de Objetivo Mixto en el año 2001 por una ley provincial. Sin embargo, esa reserva natural nunca llegó a concretarse. Ahora, un proyecto del interbloque Frente de Todos, confeccionado por la concejal Marías Inés Laurini, busca poner el tema en agenda y que los azuleños y los turistas puedan disfrutar un espacio natural de una belleza indescriptible.

“Se trata de una ley que tiene más de 20 años. La región está declarada Zona de Reserva Natural desde 2001, pero nunca se puso en vigencia. Se trata de una zona con una fitogeografía características que tiene sitios arqueológicos de importancia como el Corral Indio y además cuenta con un embalse y una pequeña represa, que lo convierte en un gran atractivo turístico”, asegura Laurini en diálogo con Vía Azul.

El dique de la Cruz, ubicado entre las sierras azuleñasVía Azul | Boca de las SierraBoca de las Sierras, Azuls, Azul

Actualmente, estas tierras son del Ministerio de Defensa y se usan para actividades militares. El dique se construyó para alimentar de agua la fábrica de Fanazul y a su vez, para liberar el agua en caso de incendios o explosiones. Hasta que no se conviertan en Reserva Natural esas hectáreas no son accesibles para el público en general, y esa es una gran deuda pendiente del partido de Azul.

El proyecto que será tratado en la próxima reunión del Concejo Deliberante tiene como objetivo ponerlo en agenda e iniciar gestiones ante la Dirección de Áreas Naturales Protegidas del gobierno bonaerense para que inicien las gestiones ante el Ministerio de Defensa de la Nación para que lo cedan en comodato “u otra figura legal pertinente” al municipio de Azul y se pueda implementar la ley de Declaración de Reserva Natural de Objetivo Mixto.

“Si logramos eso, luego hay que ver el plan de uso y ponerlo a disposición de los visitantes. Es decir, realizar las acciones básicas que hay que hacer en cualquier reserva natural para que podamos tener acceso a distintos tipos de actividades. Primero, generando las medidas específicas de protección, y luego que podamos tener acceso a todas las actividades posibles. Desde investigaciones arqueológicas, biológicas hasta darle el uso turístico recreativo y educativo, qué es el objetivo de la reserva”, agrega la edil opositora.

En el año 2019, el municipio de Azul consiguió escriturar 69 hectáreas y el año pasado se lanzó un Plan de Desarrollo Urbano Local para facilitar la ejecución de proyectos de obras civiles y de infraestructura tendientes al progreso urbanístico de todo el distrito. Sin embargo, todavía no se avanzó con ningún proyecto relacionado con la zona serrana.

Boca de las Sierras, AzulVía Azul | Boca de las SierraBoca de las Sierras, Azuls, Azul

“Llevamos 20 años desde que se sancionó esta ley provincial y ninguna de las gestiones municipales ha hecho este lo que debería haber hecho frente a la provincia de Buenos Aires, ni con los responsables de la dirección del organismo responsable a nivel provincial. Este proyecto tiene un potencial enorme, la Ruta Provincial 80 tiene el parador, el Monasterio Trapense y Pablo Acosta. Y técnicamente, por la Ruta 3, es la zona serrana más cercana a la Capital Federal”, explica la legisladora.

En tiempos pandémicos en los que prima el turismo rural o de cercanías, la Reserva de Boca de las Sierras se presenta como una oportunidad invaluable para el partido de Azul. La gran incógnita es si los diferentes niveles del Estado podrán ponerse de acuerdo para aprovecharla.