La cárcel de mujeres de Azul recibió el aporte por parte del Patronato de Liberados de herramientas para desarrollar un nuevo proyecto de huerta como parte de las actividades tratamentales en contexto de encierro.

La donación incluye cuatro palas de punta, cuatro palas anchas, cuatro rastrillos curvos de 16 dientes, una manguera de riego reforzada, un equipo moto cultivador, motor de 2 tiempos, monocilíndrico, refrigerado por aire de altas revoluciones y, además 20 pares de guantes de trabajo.

Crearon una huerta en la Unidad 52SPB | Crearon una huerta en la Unidad 52

“El nuevo proyecto de Huerta denominado ‘Invernáculo y huerta’ está destinado tanto a jóvenes como a adultas que se encuentran privadas de su libertad y tiene como objetivo primordial garantizar la inclusión socio laboral en su vida en libertad”, afirmó la jefa de Talleres de la Unidad 52, Yanina Selaya.

Por su parte, el subdirector de Seguridad, Hugo Fredes, explicó que “la Unidad 52 cuenta con espacios verdes en zonas intramuros, esto nos permitió, no solo la construcción de un invernáculo, sino desarrollar dos huertas a los laterales del mismo. Por otro lado, un grupo de internas que participa del invernáculo, son entre 8 y 10, y de las huertas dos grupos más de distintos pabellones de la Unidad, haciendo un total de 24 internas aproximadamente, realizan turnos diarios para mantener, sembrar y limpiar, siendo este proyecto uno de los más firmes y prometedores que se han encarado en los últimos tiempos”.

En la entrega de las donaciones estuvieron la directora de la delegación del Patronato de Liberados, Silvina García, la subdirectora Mariana Begbeder y las agentes Betina García y Martha Dumerauf. El proyecto se enmarca dentro del programa “Más trabajo, menos reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Crearon una huerta en la Unidad 52SPB | Crearon una huerta en la Unidad 52