Luego de una semana llena de polémicas, el gobernador bonaerense Axel Kicillof reveló este domingo que habló con Matías Almeyda, tras los cruces y luego de que el técnico azuleño revelara su intención de comprar vacunas para Azul.

“Hablé con Almeyda y me pasó el contacto de la persona que dijo que tenía la posibilidad de acercar las vacunas. Lo que quiere es colaborar”, destacó el mandatario en diálogo con Radio 10, y aseveró que le pareció “un gesto muy valorable” por parte del ídolo. “Me dijo que no quería ser utilizado políticamente, sino dar un mano”, agregó Kicillof.

En la misma entrevista, el funcionario habló sobre el plan de vacunación y contó que “no ha habido un solo día” que se haya que tenido que “parar la vacunación” en suelo bonaerense.

Kicillof resaltó que el primer hito en el operativo fue haber llegado a inocular a todos los trabajadores de la salud, los mayores de 70 años, el 30% de los trabajadores de seguridad y 50% de los trabajadores de la educación, todos ellos a pesar de que “la intensidad de un sector de la oposición tan destructivo y salvaje, que logró al principio que se desconfiara de la vacuna”.

Por último, el mandatario sostuvo que la Provincia va ahora detrás de su segundo hito, que será vacunar a “todos los mayores de 60 y los mayores de 40 con enfermedades” preexistentes, y subrayó que “hubo días con 100.000 vacunados” en el distrito.