La semana pasada, en medio de la crisis política del Frente de Todos, el ministro de Economía Martín Guzmán presentó el presupuesto nacional para 2022 que en breve empezará a tratarse en el Congreso. Entre todas las obras pautadas para el año entrante se encuentra la construcción de la Autovía de la Ruta 3 hasta Azul, sin embargo nada indica que esté confirmada su ejecución.

Para 2022, la iniciativa prevé un crecimiento de la economía de un 4% del PBI, una inflación anual del 33%, un dólar a $131,1 y una suba del salario real del 4%. Puntualmente sobre la Ruta 3, que es clave para Azul y toda la región, el texto establece la construcción de la autopista hasta Las Flores y luego el tramo hasta esta ciudad.

Si bien es una buena noticia, es difícil saber si finalmente se avanzará con una obra prometida en tantas ocasiones. En julio de 2019, el entonces presidente Mauricio Macri anunció la transformación de la Ruta 3 en una autopista en plena campaña electoral. Las obras arrancaron, se hizo un avance en varios puntos del trayecto Azul - Buenos Aires, sin embargo después de las PASO que perdió Juntos por el Cambio hace dos años, el trabajo se detuvo y todo quedó en la nada.

2019. El día que Mauricio Macri anunció en Las Flores la transformación de la Ruta 3 en autopista.

El año pasado, el Gobierno Nacional rescindió el contrato de la construcción de la autovía mediante el modelo PPP e informó que Vialidad Nacional se haría cargo de las mismas. “Lo vamos a hacer readecuándolos a las prioridades que vayamos fijando, pero todo lo que tiene que quedar claro es que vamos a ir anunciando etapa por etapa en que momento vamos a poder ir cumpliendo con ese objetivo. No le vamos a mentir a los vecinos de Azul, no les vamos a decir que se rescinde el contrato el 30 de noviembre y a los 60 días las obras van a estar en marcha. Seguramente nos va a llevar tiempo poner en marcha todas esas obras porque tienen un costo presupuestario muy pero muy importante”, afirmó el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, durante una visita a esta ciudad.

Sin financiación privada tras el fracaso del sistema PPP y con un Estado en situación crítica por una crisis económica galopante, la inclusión de la obra en el presupuesto es un dato alentador. Sin embargo, hubo muchos anuncios pero ninguno concreto para la concreción de una obra clave y vital para el desarrollo del país y la región. Una deuda enorme con la provincia de Buenos Aires y el sur de la Argentina por la que, año a año, se suman más víctimas de accidentes de tránsito.