La Ciudad de Buenos Aires ofrecerá este fin de semana dos innovadoras propuestas tanto para los amantes de la fotografía como de la literatura. En el Centro Cultural Néstor Kirchner, una muestra fotográfica "colgante" desembarcará para mostrar los atractivos del norte argentino. En el Teatro San Martín, un escritor presentará mediante originales textos los momentos más definitivos de la vida humana: nacer y morir.

Una muestra fotográfica que retrata a los "Diablos" que dan color al carnaval que se celebra en cada verano en la Quebrada de Humahuaca será presentada a partir del viernes 13 en la plaza del Centro Cultural Kirchner (Sarmiento 151, CABA).

Se trata de la obra denominada "La Diablada", de la fotógrafa porteña Gaby Herbstein, inspirada en los coloridos disfraces que lucen los diablos de la alegría de cada una de las agrupaciones carnestolendas que se extienden en todos los pueblos de la Quebrada de Humahuaca.

Se exhibirán 56 imágenes de gran formato, que permanecerán suspendidas en la Plaza del Centro del CCK, con una "innovadora" puesta y música original de Gaby Goldman.

"Estamos trayendo al CCK una muestra inspirada en 'La Diablada', una de las expresiones culturales más genuinas del norte de nuestro país. Así, seguimos fomentando y difundiendo la cultura y las costumbres de todas las regiones y expresando, de esta manera, un verdadero federalismo", señaló el ministro Hernán Lombardi.

Por otro lado, para los amantes de la literatura, el Teatro San Martín ofrecerá  "Diez momentos en mi vida" del suizo Mats Staub. Se trata de una colección de testimonios biográficos formada por momentos significativos de la vida de las personas, que a partir de breves textos invita a pensar en una memoria colectiva hecha de instantes subjetivos.

Integrada por breves textos -de no más de 400 caracteres- escritos en primera persona y en presente, la muestra ya se exhibe en el Teatro San Martín y despliega una narrativa coral que brota a partir de esos momentos que biológicamente representarían lo mismo, pero que en su dimensión subjetiva evocan cosas muy distintas.

"Me fascina el momento de nacer porque con tres frases se puede describir de forma absolutamente diferente e individual un mismo hecho. Nacer es lo mismo pero es diferente para la subjetividad de cada uno, tiene significados distintos. Y lo interesante es que entre el nacimiento y la muerte hay un montón de huecos que no empiezan ni acaban, se rellenan", explicó el autor de la muestra en una entrevista con Télam.