El Gobierno porteño ha decidido demorar la vacunación de menores de entre 3 y 11 años hasta avanzar más sobre otros grupos etarios y, en paralelo, decidió la supresión del barbijo en espacios abiertos, incluso en los patios de las escuelas durante los recreos, lo que está generando una controversia pública.

//Mirá también: Vacunación en la Ciudad: con el casi 70% de los porteños vacunados con dos dosis, los niños tienen menos prioridad

El pasado 12 de octubre la Ciudad empezó a vacunar contra el COVID-19 a chicos de 3 a 11 años con condiciones priorizadas, como diabetes, obesidad y enfermedades respiratorias crónicas, entre otras. Mientras, el plan de inoculación avanza con chicas y chicos entre 12 y 17 años; y con los mayores de 18 años (donde ya alcanzó el 70% con dos dosis).

En la primera semana de vacunación de niños y niñas de entre 3 y 11 años, el 10% de esta población objetivo inició su esquema con la primera dosis de la vacuna Sinopharm. Se trata de 663.157 dosis aplicadas en todo el territorio nacional. CABA, en este caso, es una excepción dado que con los chicos que tienen prevalencias ha llegado al 1%.

Cómo es la estrategia de vacunación de Ciudad

Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, explicó que la demora en la vacunación de chicos de entre 3 y 11 años se debe a “un tema de prioridades”. En ese sentido, dijo que “a los niños priorizados (con comorbilidades) ya los hemos vacunado a todos, pero aún no a los adolescentes sin prioridad. Cómo siempre dijimos, cada grupo va en el orden de prioridad que corresponde, cuando terminamos un grupo invitamos al siguiente”.

En su esquema segmentado de vacunación, la Ciudad prioriza la cobertura completa de aquellas personas que tienen la posibilidad de inscribirse para ser inoculadas. Si bien se abrió la inscripción para niños de entre 3 y 11 años con enfermedades previas, el ritmo de vacunación es menor que en otras localidades, lo que podría implicar un retraso aún mayor respecto de aquellos niños sin enfermedades preexistentes.

Un informe elaborado por el físico e investigador del Conicet Jorge Aliaga, realizado sobre la base de la información del ministerio de Salud, en CABA se vacunó al 4% de los menores de 18 años, un guarismo que está en sintonía con Catamarca y Santa Fe. Mendoza va por el 6%; Córdoba por el 7%; y Río Negro por el 9%. Formosa lidera con el 16%. Le siguen La Pampa, con el 13%; y San Luis y La Rioja con el 12%.

El reclamo por las demoras en la vacunación de niños

Oscar Trotta, médico pediatra y miembro del Consejo de Administración del Hospital Garrahan pidió que el Gobierno porteño modifique su estrategia. “Es imprescindible que se comience ya con la vacunación de los más chicos”, expresó y aseguró que “no hay ninguna razón” para la demora en la que se está incurriendo en relación a otros distritos.

En esa misma línea, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) reclamó este miércoles al Gobierno porteño la reanudación de la vacunación en niños “de forma urgente” luego de que jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, informara el martes nuevas flexibilizaciones en los protocolos de prevención del coronavirus en las escuelas de la ciudad.

Según Trotta, la Ciudad cuenta con la capacidad operativa para vacunar a la población sin factores de riesgo y también tiene las dosis necesarias, dado que la Nación distribuyó vacunas Sinopharm a fines de septiembre a todos los distritos del país en forma proporcional.

Por otro lado, si se observa el porcentaje de vacunas aplicadas por sobre las recibidas, la Ciudad de Buenos Aires está liderando a nivel nacional con el 93,8%, según datos actualizados al 19 de octubre. Le siguen La Pampa, con el 93,5%; San Luis, con el 93,2%; La Rioja, con el 89%; Córdoba, con el 88,2%; y Neuquén, con el 87,9%. Más atrás vienen Río Negro, con el 84% y Mendoza, con el 82,3%.

Cómo vienen los casos de coronavirus en la Ciudad

Si se contrastan los datos acumulados de los reportes de casos confirmados, se observa que en los primeros diecinueve días de septiembre hubo 4.149 personas residentes en la Ciudad que fueron diagnosticadas con COVID-19 y en el mismo lapso de octubre, 2.423. Esto muestra un descenso del 41,6%.

No obstante, los datos analizados por Aliaga indican que en la Ciudad de Buenos Aires el descenso se detuvo hacia el 24 de septiembre y desde entonces el promedio diario es de unas 120 notificaciones. Entre el 1 y el 10 de octubre hubo 1098 casos confirmados y entre el 11 y el 19, hubo un ascenso el 20%, a 1.325 notificaciones.

Datos del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS) muestran que la variante Delta avanza en incidencia sobre los casos totales, ubicándose ya en el 35,9% de las muestras que se secuencian para identificar el origen, por lo que ya igualó el grado de prevalencia de la variante Gamma (que se originó en Manaos).

En todo el país hay diecisiete semanas de descenso de casos, según los informes epidemiológicos del ministerio de Salud de la Nación. La Capital Federal sigue en el pelotón de jurisdicciones con más casos detectados por semana, junto con Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, Catamarca, Santa Fe, Corrientes y Mendoza.

La curva epidemiológica de casos confirmados de Covid-19 de chicos de entre cero y 17 años también está en baja. El descenso se inició también en la semana 21 del año, pero hubo un rebrote entre la 31 y la 32, y luego retomó la línea de retracción.

“Si se analiza la información por los grupos de edad que corresponden con los niveles escolares observamos que chicos entre 10 y 17 años fueron los que mayores casos aportaron”, dice un informe del ministerio de Salud. Y en ese grupo, los chicos más infectados por coronavirus fueron lo de doce años.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.