Con la justificación de que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hay mayor proporción de población de riesgo que en otras jurisdicciones, el Gobierno porteño cuestionó la forma en el el Nacional administra y reparte las vacunas contra el coronavirus.

“La Nación ha tomado una decisión de distribución de vacunas basada en la población general cuando la vacuna se aplica a grupos de riesgo y, lamentablemente, los grupos de riesgo no son proporcionados a la población general en todas las jurisdicciones”, reclamó Fernán Quirós, ministro de Salud porteño.

La Ley de Vacunas explica, respecto a las vacunas del calendario oficial, que el gobierno Nacional compra y las jurisdicciones las aplican, aunque bajo esa norma no hay una declaración formal y manifiesta que impida a un distrito comprar sus propias vacunas. Sin embargo, la Ciudad no ha manifestado aún la decisión de adquirir vacunas por su cuenta, aunque en caso de hacerlo solo podría comprar las autorizadas por la Anmat.

“Todo el mundo sabe que la Ciudad tiene una carga de trabajadores de la Salud muy superior al promedio de la Argentina y la pirámide poblacional más envejecida que el promedio, y son los grupos más importantes para vacunar”, amplió.

Por eso, Quirós pidió “discutir, dialogar y acordar” para “mejorar, optimizar para que todos los ciudadanos de la Argentina tengan la misma posibilidad”. Actualmente CABA recibe el 7% de las dosis que llegan a Argentina, mientras que tiene el 18,4% del total de los profesionales de la salud del país.

Según números brindados por Quirós, la Ciudad tiene una población de riesgo de 1,2 millón de personas. Hasta el momento alrededor de 145.000 ya recibieron la primera dosis de la inoculación.

“Tenemos estimado y documentado a 1.200.000 porteños que cumplen criterios de grupo de riesgo. Esa es la cantidad que tenemos que vacunar y al día de hoy hemos dado una primera dosis a unas 145.000, es decir que hemos alcanzado un poco más del 10% y tenemos que avanzar”, precisó el ministro.

Según el plan que detalló, se vacunarán 25.000 personas por día. “Por lo que en 60 días podríamos vacunar con la primera dosis a toda la población de riesgo”, vaticinó Quirós, e insistió con avanzar con la vacunación antes de que la segunda ola de la pandemia llegue al país.

Sabemos que tenemos por delante una segunda ola, sabemos que la vacunación viene lenta pero que se va a poder acelerar en las próximas semanas”, destacó.

Sobre la vacunación de docentes, reiteró que por el momento solamente hay vacunas destinadas al personal de salud y la población de mayor riesgo. “Entendiendo el pedido de los trabajadores de la educación y el pedido del ministro (de Educación de la Nación, Nicolás) Trotta, tenemos pendiente una reunión y vamos a dialogar para ir llevando este tema”, cerró Quirós.